ANÁLISIS Y OPINIÓN

Avatares del enfático Martín Lousteau y de la "consistente y articulada" Victoria Villarruel

Los senadores del Congreso se aumentaron al doble el sueldo y se agregaron aguinaldo. Lo aprobaron en una sesión sin debate y a mano alzada, donde Martín Lousteau, jefe radical, dio la nota

Martín Lousteau, presidente nacional de los radicales y senador nacional, vive poniendo énfasis para que lo consideren un esclarecido de la política. Y, como todo enfático, se suele mostrar, ampuloso, grandilocuente, sentencioso.

En la última semana fue uno de los artífices, desde la oposición y junto con los kirchneristas, para que en el Senado nacional fuera votado, sin debate y a mano alzada, un aumento de las dietas de sus integrantes. De los actuales $1.900.000 pasarán a percibir $4.500.000 de bolsillo (el bruto sin descuentos es de $7.200.000).

Pero no sólo fue eso: también aprobaron que desde ahora tendrán 13 dietas anuales y no 12. La número 13 oficiará como aguinaldo, algo que los senadores nacionales no tenían, ya que por las particularidades de la labor legislativa las dietas no se consideran como sueldo

La cuestión es que con este alza se la dejaron servida a Javier MIlei para que despachara uno más de sus habituales shows contra la casta política. Al decir del Presidente, tanto Martín Lousteau como otros opositores, "levantaron la mano de queruza" (algo que se hace a escondidas). En efecto, así lo mostraron los videos tomados durante la votación y que los trolls oficialistas salieron a desparramar por las redes sociales.

Martín Lousteau.jpg
Martín Lousteau.

Martín Lousteau.

Yo no fui

Las imágenes mostraron al habitualmente aparatoso Lousteau, haciéndose el modosito y levantando tibiamente la mano a mitad de camino, como para pasar desapercibido. Los kirchneristas, entre ellos la mendocina Anabel Fernández Sagasti, no tuvieron ese falso prurito. Votaron de cara al sol.

Lousteau intentó justificar el aumento diciendo que los senadores venían cobrando "igual que un cajero de banco y menos que un tuitero del Presidente". Cuestionó que "el vocero Adorni gane tres veces más que un senador" y aseguró además que el incremento había sido previamente acordado por todos los bloques que integran la Cámara.

La senadora kirchnerista Juliana Di Tullio, que votó a favor del aumento y no se esconde, dijo que "lo que no puedo defender es la hipocresía de algunos senadores que aceptaron todas las instancias formales para aprobar el aumento y ahora fingen demencia".

Para el libertario porteño Ramiro Mirra, que supo ser del entorno de Milei, Lousteau "fue parte responsable de la mayoría de las crisis que se desataron en el país" aludiendo de manera particular a la actuación del ahora radical como ministro de Economía de Cristina Kirchner, cuando su famosa Resolución 125 para aumentar las retenciones al agro desató "la guerra del campo".

La periodista María Laura Santillán, quien fue castigada injustamente por Milei en las redes sociales tras hacer una lectura a las apuradas de un video, dejó esta explicación del sainete del Senado. "En este asunto cada uno de los senadores hizo o dejó de hacer algo. La idea era: si pasa, pasa. Lo tenemos que hacer pero rápido. La votación se hizo en un relámpago sin decir el tema. Es decir, fue aprobado subrepticiamente".

maria laura santillan
María Laura Santillán.

María Laura Santillán.

No llegar al 20

Lo cierto es que, más allá de si el incremento para los senadores es justo o no, dicho aumento no pudo haberse elegido en un momento más inadecuado, cuando millones de argentinos no llegan con sus sueldos ni al 20 de cada mes y se están endeudando peligrosamente con tarjetas de crédito para poder comprar alimentos.

Paradójicamente, estos argentinos con los bolsillos "licuados" son los que siguen bancando en líneas generales a Milei con la esperanza de que sofrene el gasto excesivo, baje la inflación y genere las condiciones para que aparezcan empleos en el sector privado.

El escandalete fue pura ganancia para MIlei y su supuesta cruzada ejemplarizadora: Varios funcionarios del Ejecutivo también tuvieron aumentos sin que esas alzas abrieran polémica, por ejemplo su hermana Karina MiIei, que pasó a tener rango de ministra pese a que comanda la Secretaría general de la Presidencia, estatus que también adquirió el vocero presidencial Manuel Adorni, y el impasible Eduardo Serenellini que ya ha hecho un tour por puestos en el área de Comunicación.

Victoria "no miente"

Dentro del merengue que se armó, Lousteau intentó salvar la ropa de la vicepresidenta, Victoria Villarruel, llenándola de elogios por "no tener una doble vara para medir las cosas". Para el senador de los rulos y otrora "langa" argentino, Villarruel es una mujer "consistente y articulada, que no miente" a diferencia de Milei "que cada vez que tiene que decir la verdad se esconde".

Victoria Villarruel.jpg
Victoria Villarruel, presidenta del Senado nacional.

Victoria Villarruel, presidenta del Senado nacional.

Este jefe radical alaba a la titular del Senado por su habilidad en la la articulación, siendo esa una de las virtudes que él no suele exhibir como presidente de la UCR nacional. donde lo acusan de aferrarse a medidas inconsultas, de no generar consensos con los referentes de las provincias, particularmente con esos gobernadores radicales que hacen malabares para que se respete el cambio que votó la mayoría de los argentinos, para lo cual generan un apoyo crítico a la gestión de Milei con el fin de cuidar la institucionalidad del país.

Nadie puede negar a esta altura de las cosas que Victoria Villarruel es mucho más avispada y que tiene más muñeca política que algunos de los libertarios que acompañan al Presidente en el Ejecutivo. La dama ya ha dicho que no está dispuesta a saltarse las normas que rigen la actividad del Senado por el solo hecho de dejar contento al León de la Rosada. "No soy una dictadora", ha asegurado para ese público que la acusa de ser una mujer anclada en muchas ideas de la última dictadura militar. Cómo será que hasta el progre Lousteau le tira elogios.

TE PUEDE INTERESAR: La mala combustión en el kirchnerismo obliga a abrir ventanas y oxigenar