Avance médico

Trasplantaron exitosamente un corazón de cerdo a un hombre de 57 años

Un equipo de cirujanos de la Universidad de Maryland, Estados Unidos realizó la pionera operación que duró ocho horas

Por UNO

Este martes se conoció a nivel mundial un hito para la medicina: cardiocirujanos estadounidenses realizaron el viernes el trasplante del corazón de un cerdo genéticamente modificado a un hombre con una enfermedad cardíaca terminal.

David Bennett, de 57 años, se había quedado sin opciones para un trasplante común de corazón debido a sus condiciones. Por esta razón el Centro Médico de la Universidad de Maryland, en Baltimore, decidió realizar el procedimiento extraordinario, que los especialistas explicaron como “por razones compasivas”.

Trasplante-de-un-corazón-de-cerdo-a-un-humano-4-.jpg
La operación realizada en Estados Unidos abre esperanzas a quienes esperan un trasplante.

La operación realizada en Estados Unidos abre esperanzas a quienes esperan un trasplante.

Tres días después de haberse realizado la operación, el receptor del corazón porcino se encuentra en buen estado y bajo observación médica. La histórica intervención abre nuevas esperanzas para todos los pacientes que sufren la dramática escasez de órganos humanos disponibles para trasplantes.

Bennett sabía de antemano que no existía garantía alguna de que la cirugía experimental funcionara, según declaró su hijo a la agencia Associated Press. “Era hacer este trasplante o morir. Quería vivir. Sabía que había pocas posibilidades pero era mi última opción”, dijo Bennett un día antes de la intervención quirúrgica, según el comunicado difundido por la Universidad de Maryland.

Si bien es muy pronto para saber si el procedimiento logrará prolongar la vida del paciente, es un avance enorme en la larga búsqueda por poder llegar a trasplantar algún día órganos de origen animal y salvar vidas humanas. Científicos del Centro Médico de la Universidad de Maryland señalaron que la operación demostró que el corazón de un animal genéticamente modificado puede funcionar en el cuerpo humano sin que se presente un rechazo inmediato.

La operación duró ocho horas y fue realizada con éxito el pasado viernes. Según la institución, el trasplante de un corazón de cerdo “era la única opción disponible para el paciente”, ya que varios hospitales habían descartado la posibilidad de hacerle un trasplante convencional.

Embed
-container { position: relative; padding-bottom: 56.25%; height: 0; overflow: hidden; max-width: 100%; } .embed-container iframe, .embed-container object, .embed-container embed { position: absolute; top: 0; left: 0; width: 100%; height: 100%; }

“Si funciona, entonces habrá un suministro inagotable de estos órganos para pacientes que sufren”, se esperanzó el doctor Muhammad Mohiuddin, director científico del programa de xenotrasplantes (de animales a seres humanos) de la universidad.

El problema en este tipo de operaciones es que el cuerpo de los pacientes rechaza rápidamente los órganos animales. Uno de los casos más conocidos se registró en 1984, cuando la bebé conocida como Fae, una niña que agonizaba, sobrevivió 21 días con el corazón de un babuino (un mono).

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos autorizaron en vísperas de Año Nuevo la operación de Bennett, quien estaba postrado en cama desde hacía meses y que fue informado de los riesgos de la intervención, al tratarse de una técnica experimental.

Trasplante-de-un-corazón-de-cerdo-a-un-humano-2-.jpg
La cirugía fue muy compleja y duró 8 horas.

La cirugía fue muy compleja y duró 8 horas.

“Fue una operación revolucionaria y nos acerca un paso más a la solución de la crisis de escasez de órganos. No hay suficientes corazones humanos de donantes disponibles para cumplir con la larga lista de receptores potenciales”, dijo Bartley Griffith, médico a cargo de esta intervención quirúrgica.

Optimismo y cautela

Griffith ha remarcado la importancia de la operación, pero también ha mostrado sus reservas: “Estamos procediendo con cautela, pero también nos genera optimismo ver que este tipo de intervención, la primera en el mundo, ofrece una importante nueva opción para los pacientes en el futuro”.

El corazón de cerdo genéticamente modificado de Bennett fue proporcionado por Revivicor, una compañía de medicina regenerativa con sede en Blacksburg, Virginia. Durante la mañana de la operación, el equipo de trasplante extrajo el corazón del cerdo y lo colocó en un dispositivo especial para preservar su función hasta la intervención, informó la agencia de noticias Reuters.

Los cerdos han sido durante mucho tiempo una fuente potencial de trasplantes de órganos, ya que sus guardan mucha similitud con los de los seres humanos y su tamaño es parecido al de un humano adulto. Otros órganos de cerdos que se están investigando para utilizarlos en humanos incluyen riñones, hígado y pulmones.

Trasplante-de-un-corazón-de-cerdo-a-un-humano-3-.jpg
EL trabajo del equipo médico fue impresionante.

EL trabajo del equipo médico fue impresionante.

Edición genética

Los intentos anteriores de trasplante de cerdo a humano han fracasado debido a diferencias genéticas que provocaron el rechazo de los órganos o a virus que suponen un riesgo de infección. Los científicos abordaron ese problema editando genes potencialmente dañinos. En el corazón implantado en Bennett, tres genes previamente vinculados al rechazo de órganos fueron “eliminados” del cerdo donante, y se insertaron en el genoma del animal seis genes humanos vinculados a la aceptación inmune.

Los investigadores también eliminaron un gen de cerdo para prevenir el crecimiento excesivo del tejido cardíaco del animal. Además de los cambios genéticos en el corazón del cerdo, Bennett recibió un medicamento experimental contra el rechazo fabricado por Kiniksa Pharmaceuticals, con sede en Lexington, Massachusetts.

Actualmente unos 110.000 estadounidenses esperan actualmente un trasplante de órganos, y más de 6.000 pacientes mueren cada año antes de poder recibir uno, según datos oficiales citados por la universidad.

Un hospital de Nueva York consiguió en octubre de 2021 trasplantar temporalmente el riñón de un cerdo genéticamente modificado a un cuerpo humano. El riñón funcionó correctamente durante 54 horas, según explicaron los investigadores. En la operación, dirigida por el cirujano Robert Montgomery, se implantó el riñón de cerdo en el muslo izquierdo de la mujer, para tener el órgano a la vista y poder monitorearlo con facilidad. La orina comenzó a brotar en cuanto la sangre humana fluyó por el órgano porcino.

Pero el trasplante realizado ahora en Baltimore ha llevado aquel experimento al siguiente nivel, según el doctor Montgomery, quien encabezó el experimento previo en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York. “Este es un avance en verdad notable”, indicó en un comunicado citado por AP el cirujano, quien vive con el corazón de un donante desde hace tres años. “Como receptor de un trasplante de corazón y al padecer de una afección cardíaca genética, estoy entusiasmado por esta noticia y por la esperanza que le da a mi familia y a los otros pacientes, a los que este avance podría con el tiempo salvarles la vida”, valoró.

Temas relacionados: