Diario Uno > Mundo > Tomás Gimeno

Tomás Gimeno, el "monstruo de Tenerife": creen que drogó a sus hijas antes de tirarlas al mar

El caso de Olivia y Anna sumó un macabro capitulo con el hallazgo de uno de los cuerpos. En la casa de Tomás Gimeno habían blisters vacíos de pastillas

(Editado por Marcos Barrera) El caso de Olivia y Anna sacude a España y tiene en vilo al mundo por los macabros detalles tras el hallazgo del cuerpo de Olivia Gimeno Zimmermann (6) en las costas de Tenerife. Creen que su padre Tomás Gimeno, quién se las llevó, las drogó antes de arrojarlas al mar.

Las autoridades españolas continúan con la búsqueda de Tomás y de Anna Gimeno Zimmermann, de un año. El pasado 27 de abril la mamá de las pequeñas Beatriz Zimmermann denunció que su ex marido no las había devuelto tras pasar la tarde con ellas y que en un llamado telefónico le dijo que no los volvería ver.

El cuerpo de Olivia fue encontrado este jueves a una profundidad de 1.000 metros en las costas de Tenerife. Mientras que este viernes siguen en la búsqueda de Anna con el buque "Ángeles Alvariño", especializado en reconocimiento del fondo marino, al mando del Instituto Oceanográfico Español.

Olivia-y-Anna-nenas-desaparecidas-en-España4.jpg

La Guardia Civil y las autoridades locales llegaron a una macabra conclusión: Tomás Gimeno drogó a sus hijas con pastillas para dormir antes de tirarlas al mar. Desde las fuerzas informaron que en la casa del acusado encontraron varios blíster vacíos de pastillas.

En el hogar del padre de las niñas realizaron cinco allanamientos luego de su desaparición y las pastillas halladas son de lorazepam, fármaco vendido bajo el nombre comercial Orfidal o Ativan, una droga del grupo de las benzodiazepinas de alta potencia que tiene cinco propiedades: ansiolítico, amnésico, sedante e hipnótico, anticonvulsivo y relajante muscular.

Tomas-Gimeno-monstruo-desaparecido-con-sus-hijas.jpg

Según confirmaron fuentes de la investigación, en la zona dónde se encontró el cuerpo seguirá la búsqueda por el escenario terrorífico con el que se toparon: hallaron dos bolsas de lona lastradas con el ancla de la lancha del "monstruo" Tomás Gimeno. En una estaba el cuerpo de Olivia y la otra estaba vacía.

El historia de Olivia y Anna

Olivia y Anna Gimeno Zimmermann, las niñas de 6 y un año, respectivamente, no fueron devueltas por su padre Tomás Gimeno, de 37, a su ex esposa Beatriz Zimmermann quien las esperaba en su casa.

El padre de las niñas secuestró presuntamente a sus dos hijas en la noche del pasado 27 de abril en a isla canaria de Tenerife. Hacia las cinco de la tarde, recogió a Anna y después fue a buscar a Olivia a un campamento al que acudía tras el colegio y, posteriormente, se dirigió con ellas a su casa en el municipio de Igueste de Candelaria. Alrededor de las 19.30 acudió al puerto deportivo Marina Tenerife. Ni las cámaras de seguridad ni el guardia de seguridad detectaron a su entrada la presencia de las pequeñas.

Gimeno embarcó solo y antes de hacerlo, cargó en la barca seis maletas y bolsos, para lo cual realizó tres viajes desde su Audi A3 blanco. Aquel día zarparía dos veces, y de regreso de su primera incursión en el mar, fue interceptado por la Guardia Civil y propuesto para sanción por saltarse el toque de queda por las restricciones del Covid-19.

Pasada la medianoche, volvió a zarpar y se perdió su rastro. Al día siguiente, la embarcación fue localizada vacía, a la deriva y sin ancla frente a la localidad del Puertito de Güímar, en la costa este de la isla. Poco después se encontró flotando una silla de retención de menores para coches, que utilizaba Anna.

Seguir leyendo