Mundo Viernes, 13 de abril de 2018

Nació cuatro años después de la muerte de sus padres

Un bebé nació en China cuatro años después de la muerte de sus padres, gracias a un embrión fertilizado por ellos e implantado en una madre portadora a petición de los abuelos.

El niño, llamado Tiantian ("dulce-dulce" en chino), nació el 9 de diciembre pero ayer se conoció la noticia.

"Sonríe todo el tiempo. Tiene los ojos de su madre, pero se parece más a su padre", declaró una de las dos abuelas del pequeño.

Sus padres, Shen Jie y su esposa Liu Xi, seguían un tratamiento contra la infertilidad cuando murieron en 2013 en un accidente de tráfico.

Los cuatro abuelos llevaron a cabo un largo combate jurídico para obtener los embriones fertilizados en un hospital de Nankín, en el este de China. Como la gestación subrogada es ilegal en China, tuvieron que ir a Laos para encontrar una madre portadora.

"Primero habíamos pensado en un transporte por avión, pero las aerolíneas se negaron todas a llevar el frasco de nitrógeno líquido en el que se encontraban los cuatro embriones", contó un experto en gestación subrogada que ayudó a las familias.

Los embriones se llevaron por tanto a Laos por carretera, tras lo cual la madre portadora laosiana viajó a China para dar a luz lo que finalmente sucedió.