Miserables

Fue a un restorán y le cobraron algo insólito

Una mujer fue a comer a un restaurante de su barrio y cuando pidió la cuenta le vino con que le habían cobrado un producto que no se cobra

Por UNO

(Editado por Pablo González) Una mujer fue a comer con sus amigos a un restorán y cuando pidió la cuenta vio que le habían cobrado el agua.

Una vez más, los usuarios de las redes sociales se pusieron del lado del comensal y repudiaron la actitud de los propietarios y empleados de un espacio gastronómico, ubicado en España, específicamente en la zona de Coronación de Vitoria.

restoran2.jpg
Miserables. Fue a un restorán y le cobraron algo insólito.

Miserables. Fue a un restorán y le cobraron algo insólito.

Tanto María como sus acompañantes, decidieron pedir agua de la canilla, pero al momento de ver la cuenta final, se llevaron un enorme disgusto: les cobraron tres euros por cada vaso de agua.

►TE PUEDE INTERESAR: Abuso de precios: le cobraron más de 3.000 pesos un almuerzo en Córdoba

El injusto recargo generó una enorme polémica en las redes, y surgieron diversas opiniones alrededor de quién tenía la razón en este caso.

Lo cierto es que, el agua de la canilla debería de ser gratis en todos lados, por lo que aquel recargo estaba completamente fuera de lugar.

restoran3.jpg
Miserables. Fue a un restorán y le cobraron algo insólito.

Miserables. Fue a un restorán y le cobraron algo insólito.

Desde la ignorancia respecto al tema, algunos pocos salieron a defender a los empleados, sin embargo, el Kontsumobide, Instituto Vasco de Consumo, no esquivó el tema, y a través de su cuenta oficial de Twitter, salió en defensa de María y los otros consumidores.

"Desde el pasado 8 de abril, bares y restaurantes tienen la obligación de ofrecer agua no envasada de forma gratuita", escribió la entidad de Defensa al Consumidor.

►TE PUEDE INTERESAR: Pagó una suma exagerada por un almuerzo y su ticket se volvió viral

En ese sentido, desde el sitio web oficial de Kontsumobide, el Instituto se explayó aún más en el tema, y explicaron que el objetivo principal de esta medida es reducir el consumo de envases de un solo uso, para que, de esta manera, se pueda llevar a cabo un modo de consumo más responsable.

Las declaraciones de la protagonista de este escándalo tomaron una gran repercusión en las redes, ya que en ellas indicó que, los responsables del restaurante en cuestión, le quisieron cobrar por “llevar el agua, lavar el vaso y reponerlo tiene un costo”, y agregó indignada: "Nos cobran tres servicios y alegan que es por darnos tres vasos de agua y traerla a la mesa”.

Temas relacionados: