Mundo Viernes, 23 de febrero de 2018

Donald Trump insiste en armar a los docentes en los colegios

Tras una serie de mensajes repitió la idea del efecto disuasivo que tendría la portación de armas de los maestros.

País violento. Ante responsables de las áreas educativas, Trump justifica la venta libre de armamento.

El presidente estadounidense, Donald Trump, repitió su convicción de que armar a algunos maestros tendría un efecto disuasivo frente a posibles atacantes que busquen sembrar el terror en las escuelas.

El mandatario estimó que esa medida, muy controversial y rechazada por una parte de la comunidad educativa, podría ser determinante: "Una escuela sin armas es un imán para la gente mala", lanzó.

Trump había ya argumentado a favor de esa propuesta durante una reunión el miércoles en la Casa Blanca con sobrevivientes de la matanza en una escuela secundaria de Florida, que dejó 17 muertos la semana pasada.

"Maestros y entrenadores altamente entrenados y adeptos a las armas solucionarían instantáneamente el problema, antes de que llegue la policía. GRAN PODER DISUASIVO", escribió Trump, destacando que según la experiencia los tiroteos duran en promedio "tres minutos" y que le toma "de 5 a 8 minutos" a la policía para responder.

Estimó que 20% de los docentes, aquellos adeptos a las armas y con "antecedentes militares o entrenamiento especial" podrían portar "armas ocultas", lo que les permitiría "inmediatamente responder los disparos si un psicópata salvaje entra a una escuela con malas intenciones".

Según Trump, los maestros armados serían mucho más efectivos y menos costosos que contratar guardias de seguridad en las escuelas, presentando por primera vez un argumento económico.

"Si un tirador psicópata sabe que una escuela tiene un gran número de maestros expertos en armas (...) nunca atacará esa escuela (...) Problema solucionado", señaló.

Los maestros deben enseñar

Tras el tiroteo en Florida, Trump ha dicho que promoverá controles a las compras de armas y propuso prohibir un dispositivo que permite convertir armas semiautomáticas en ametralladores. Pero su insistencia en armar a los docentes ha levantado una ola de polémica.

Durante un debate organizado la noche del miércoles cerca de Miami por la cadena CNN, numerosas voces se elevaron para advertir contra ese escenario.

"¿Debo formarme como una policía en vez de educar a los niños?" inquirió Ashley Kurth, una profesora del liceo Marjory Stoneman Douglas de Parkland, donde ocurrió el tiroteo hace una semana. "¿Debo vestir un chaleco antibalas de kevlar?", agregó.

"No creo que los maestros deban estar armados. Pienso que deben enseñar", dijo por su lado el comisario Scott Israel, quien intervino en la escena de masacre.

En la serie de mensajes, Trump dijo además que apoyaría causas afines a los críticos del sistema de acceso a las armas en Estado Unidos, como elevar de 18 a 21 años la edad mínima para comprar un rifle o reforzar los controles de antecedentes penales y de salud mental de los compradores potenciales.

Varias personas han destacado el hecho de que el atacante de Parkland, Nikolas Cruz, con 19 años había podido comprar legalmente un fusil semiautomático, mientras hace falta tener 21 años para tomarse un trago en un bar en Estados Unidos.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA), el poderoso lobby proarmas que pagó más de 30 millones de dólares a la campaña presidencial de Donald Trump, expresó su oposición a toda elevación de la edad legal para comprar un arma, estimando que tal medida "castiga a los ciudadanos obedientes de la ley por los actos malvados de criminales", difundieron.

Un paso más allá, el jefe de la NRA, Wayne LaPierre, denunció "la vergonzosa politización" del tiroteo en Florida y tildó de "movimiento venenoso" a supuestos "socialistas" en la izquierda estadounidense y los medios masivos por criticar al poderoso lobby.

Dejanos tu comentario