Diario Uno Mundo ataque homofóbico
Ocurrió en España

Denunció un ataque homofóbico, pero luego reconoció que fue un acto consentido

Así lo confirmó la Policía de Madrid. La supuesta víctima hizo la denuncia para ocultar a su novio sus gustos por el sadomasoquismo

Por UNO

(Editado por Gonzalo Ponce) Un joven denunció el fin de semana una agresión homofóbica que tomó estado nacional en España. En una de sus nalgas tenía escrita la palabra "Maricón" con un elemento punzocortante. Sin embargo, tras el impacto que tuvo la noticia, este miércoles reconoció que se trató de una práctica consentida y que mintió para que no se enterara su novio. El hombre quiso ocultarle a su pareja el gusto por las prácticas sadomasoquistas que realizaba a sus espaldas.

La misma Policía de Madrid descartó que se tratara de un caso de agresión homofóbica o que se tratara de una banda organizada para realizar este tipo de actos.

Seguir leyendo

Te puede interesar: Pronosticaron Zonda en el llano mendocino

El diario El Mundo informó que la supuesta agresión cometida por ocho encapuchados se trató en realidad de un acto consentido durante un encuentro con prácticas sadomasoquistas con dos personas.

El denunciante arrepentido e infiel tiene 20 años. La falsa víctima reconoció que nunca fue asaltado en su portal por encapuchados y que inventó el relato para evitar que su pareja se enterara de que le había sido desleal.

Justamente fue su pareja la que insistió en denunciar la gravedad de lo que creía que había sucedido. Por este motivo acudieron a un centro de salud, donde la enfermera constató la herida en el glúteo e informó que comunicaría a la Policía lo que -supuestamente- había ocurrido, siguiendo lo que establece el protocolo español.

Sintiéndose atrapado, el joven decidió llevar la farsa al extremo y se presentó ante las autoridades policiales de Madrid para realizar la denuncia.

Sin embargo, no contó con que los agentes comenzarían una investigación de las cámaras de seguridad para dar con los supuestos atacantes encapuchados.

Policía de Madrid.jpg
La Policía de Madrid comenzó una investigación por el caso y el joven tuvo que confesar. Foto ilustrativa. 

La Policía de Madrid comenzó una investigación por el caso y el joven tuvo que confesar. Foto ilustrativa.

Luego de varios días de investigaciones, la Policía no había podido recabar ni un solo testigo que viera u oyera algo. Las cámaras de seguridad de la zona no habían registrado a los supuestos encapuchados ni algo que se les parezca.

Tampoco el posicionamiento de su smartphone lo situaba en el punto en el que decía que había sido atacado. Y tampoco pudieron ser examinadas la ropa que vestía el día de la supuesta agresión, ya que las había lavado. Todo era muy extraño por tratarse de una calle muy céntrica y muy concurrida, especialmente un domingo por la tarde, cuando las terrazas de la zona están llenas.

Te puede interesar: Narcotráfico, "El Mendocino" fue asesinado en Bahía Blanca

Con estos datos la Policía comenzó a dudar de su versión. Por eso este miércoles por la tarde volvieron a citar en comisaría a la víctima. El joven de 20 años empezó a titubear y a contradecirse de su primera versión de los hechos. Finalmente, el comisario del distrito logró que confesara la verdad. La falsa víctima se desmoronó y admitió que la historia "se le había ido de las manos" y que "solo quería tapar" lo ocurrido para que no se enterara su novio.

Temas relacionados: