Diario Uno > Mundo > Corrupción

Corrupción: piden cuatro años de prisión para el ex presidente Nicolás Sarkozy

La Fiscalía Financiera francesa pidió cuatro años de prisión para el ex presidente Nicolas Sarkozy, juzgado en París por corrupción y tráfico de influencias

La Fiscalía Financiera francesa pidió este martes cuatro años de prisión, dos de ellos efectivos, para el ex presidente Nicolas Sarkozy, juzgado en París por corrupción y tráfico de influencias.

Te puede interesar...

Embed

El ex mandatario, de 65 años, está acusado de haber intentado corromper a un juez con un puesto muy codiciado a cambio de información privilegiada sobre otro sumario en su contra.

Los fiscales solicitaron la misma pena para los otros dos acusados, el exjuez Gilbert Azibert y el abogado de Sarkozy, Thierry Herzog, a quien también le sumaron una prohibición de cinco años de ejercicio de su profesión, reportó el vespertino Le Monde.

Sarkozy, que estuvo al frente del Ejecutivo francés entre 2007 y 2012, dijo en las últimas horas ante el tribunal que "nunca cometió el más mínimo acto de corrupción" y prometió ir "hasta el final" para limpiar su nombre.

En Francia, los cargos de corrupción y tráfico de influencias tienen una pena máxima de diez años y una multa de U$S1,2 millones.

Sarkozy y Herzog son sospechosos de haber tratado de sobornar a Azibert, cuando era juez del Tribunal Supremo.

Según la acusación, el ex mandatario galo buscaba obtener informaciones protegidas por el secreto profesional e influir en las diligencias abiertas ante la alta jurisdicción vinculadas con el caso Bettencourt, por supuesta financiación ilegal de su partido, del que fue sobreseído a finales de 2013.

A cambio, Sarkozy habría ofrecido al magistrado su ayuda para obtener un cargo de prestigio que aspiraba en Mónaco, pero finalmente nunca lo obtuvo.

El proceso a Sarkozy es inédito en Francia, ya que es la primera vez que un ex presidente se sienta físicamente en el banquillo de los acusados desde la instauración de la V República en 1958.

Antes de él, solo el ex mandatario Jacques Chirac, su antecesor y mentor político, fue juzgado y condenado por malversación de fondos públicos cometida cuando era alcalde de París, pero por problemas de salud nunca compareció ante la corte.