Mundo Jueves, 29 de marzo de 2018

Con una sonrisa siniestra, un asesino de policías recibió su sentencia a muerte

Durante el juicio, el mexicano Luis Bracamontes amenazó con matar a más uniformados.

Tras cuatro horas de deliberación, un jurado del tribunal superior de Sacramento, en California (Estados Unidos), encontró culpable al indocumentado mexicano Luis Bracamontes, acusado por el asesinato en 2014 de los oficiales Danny Oliver y Michael Davis Jr. Emitido el veredicto, el juez de la causa lo sentenció a la pena de muerte.Al momento en que se le dictaba el fallo, Bracamontes esbozó una siniestra sonrisa, que incluso sostuvo mientras miraba a los familiares de los fallecidos, informó el portal The Sacramento Bee.

Durante todo el juicio maldijo a las familias de las víctimas y a los miembros del jurado y amenazó con matar a más policías. En varias ocasiones dijo que quería saltarse el juicio y pasar directamente a la ejecución.Por su parte, los deudos de los policías asesinados respondieron de la misma manera: también le sonrieron cuando se le dictó sentencia, y afirmaron que su pose era una actuación. "Es un cobarde", dijo la hermana de Oliver, Phyllis Sylvia.

El sheriff de Sacramento, Scott Jones, dijo que el veredicto no borrará la pérdida de Oliver o Davis, pero "es un paso en el camino hacia la justicia".Familiares y funcionarios de la ley habían evitado hablar abiertamente sobre el caso, pero tras el veredicto se sintieron en derecho de hacerlo sin restricciones.

"Me siento libre de decirlo ahora: es un ser humano despreciable y malvado, y la pena de muerte es totalmente apropiada", declaró el sheriff Devon Bell, quien abrazó a la madre de Davis en la corte antes de que entrara el jurado.Bracamontes regresará al tribunal el 25 de abril para una sentencia formal, en una audiencia durante la cual se espera que los familiares de los oficiales asesinados se dirijan a la corte y al sentenciado.