Mendoza Miércoles, 31 de octubre de 2018

Tras el escándalo de la empleada echada, el Gobierno salió a aclarar un "error"

Bárbara Muriel Córdoba amenazó al Estado mendocino con iniciar acciones legales por un comunicado que indicaba que, luego de dejar su puesto, siguió cobrando un sueldo.

Bárbara Muriel Córdoba fue una de los tres empleados estatales que fueron cesanteados en la última semana por el Gobierno de Mendoza. Pero el caso de la joven no pasó desapercibido ya que ella mantiene un alto perfil en las redes sociales y, ante las acusaciones del gobierno, las utilizó para hacer su descargo.

Córdoba es modelo y vive en Miami pero desde 2009 a 2011 trabajó en el Estado mendocino, durante ese último año simplemente dejó de ir a su trabajo por lo que fue suspendida y luego sumariada para su desvinculación.

Finalmente, su cesantía se hizo oficial recién el lunes, siete años después, y el gobierno lo dio a conocer indicando que la mujer había continuado cobrando su sueldo hasta 2014.

Desde tierras norteamericanas, la modelo hizo su descargo no solo por las redes sociales sino que también llamó la atención de múltiples medios nacionales. Allí amenazó con iniciar acciones legales ya que, según aseguró, dejó de gozar de sus haberes en 2011.

Tras el escándalo, el gobierno debió emitir un comunicado en el que "aclara un error". En el escrito, desde el Ejecutivo aclararon que, tal como indicó la mujer, el último sueldo depositado fue en octubre del 2011 y no en 2014, como estableció la primera versión.

Según se excusaron, se debió solo a un error.

Más noticias