Mendoza Domingo, 1 de abril de 2018

Tras 17 años no hay nada hecho en torno del perilago

En 2007 se construyó el camino. Ahora Luján quiere hacer una playita. No hay servicios básicos y prolifera la informalidad

Pasaron 17 años y cinco gestiones de gobierno distintas, del 2001 a la fecha, pero el archiprometido proyecto para la explotación turística del perilago del dique Potrerillos aún no está. La joya turística de Mendoza todavía es un verdadero diamante en bruto. El malogrado objetivo de generar un desarrollo ordenado y equilibrado en torno del lago ahora vuelve a cobrar notoriedad tras la inauguración de la otra obra largamente pospuesta: el túnel que volvió a unir las localidades de Cacheuta y Potrerillos. Esto está produciendo un aluvión de visitantes en torno del lago, movidos por el interés de usar la nueva ruta. Y todo eso está impactando directamente en el perilago. Además del caos de tránsito, alrededor del lago está proliferando la informalidad y hay vendedores ambulantes, puestos itinerantes de comida, pero no hay espacios destinados para comer y no hay lugares para desechar residuos. Ello está dejando como resultado basura desparramada que arruina el ecosistema natural de la zona. En definitiva, sin controles y sin regulación se pone en riesgo el principal objetivo que siempre se buscó, que es cuidar la calidad del agua del embalse, porque es la fuente que abastece todo el Gran Mendoza. Basta pensar en el desarrollo turístico que se generó en torno del embalse Valle Grande, en San Rafael -con chapa propia a nivel nacional-, o lo que se generó en la Villa Carlos Paz, en Córdoba, para tomar magnitud de lo que Mendoza se está perdiendo en materia de atractivos turísticos.Consciente del problema que genera la falta de infraestructura, la Municipalidad de Luján comenzó a enviar inspectores desde el fin de semana pasado para controlar la venta ambulante.Se espera que hoy y mañana la situación sea parecida, por lo que también habrá presencia de inspectores y de preventores para moderar el impacto en la zona.La playita de Luján en el perilagoInteresada en generar algún tipo de servicios para los visitantes, la Municipalidad de Luján está trabajando para armar Luján Playa II. "Buscamos generar un espacio similar a la playita que hicimos en la margen del río Mendoza. Esto al menos dará una respuesta a la demanda de la gente que espontáneamente está yendo al lugar", confirmaron desde el Municipio.Pero son conscientes de que es necesario hacer un proyecto de desarrollo integral.Idas y vueltasEn 17 años hubo varios intentos truncos para desarrollar el potencial del lugar. Pero ninguno prosperó. Ahora es la Secretaría de Ambiente la que movió las piezas nuevamente y promete que en más o menos un mes enviará un nuevo proyecto a la Legislatura para ordenar la explotación del perilago.Uno de los problemas al que nunca le encontraron la vuelta es decidir en manos de quién dejar la explotación. Las diferentes gestiones de gobierno opinaron sobre si dejarla en manos totalmente privadas, vendiendo los tierras que circundan el perilago, o por el contrario, que sea el Estado el que se encargue de todo, del desarrollo, la construcción y la gestión posterior. Las dos alternativas tenían muchos puntos en contra.Ahora aprovecharán la recientemente sancionada ley nacional de Participación Pública Privada, (PPP) para hacer una gestión mixta. Este marco legal parece ser el más adecuado.Al respecto, Nadia Rapali, vocal por el Poder Ejecutivo en la Agencia Provincial de Ordenamiento Territorial, explicó: "Con este marco legal se pueden asociar el Estado y los privados mediante la conformación de un fideicomiso, que les dará seguridad jurídica al Estado y a los inversores. Incluso hasta podrán obtener financiamiento bancario para concretar los proyectos, cosa que antes no podían hacer porque ningún banco iba a financiar una obra privada sobre un terreno fiscal", explicó la funcionaria."Hay dos condiciones bien claras que establece el proyecto que se va a presentar. La primera es que las tierras fiscales no se van a vender bajo ningún punto de vista, sino que se tratará de una concesión. Y la segunda es que, independientemente de los complejos o emprendimientos, la costa siempre va a ser pública y no se podrá restringir el acceso a nadie. Esto se aplicará sobre la margen sur, que es donde está la mayor cantidad de tierras fiscales. En la margen norte hay una pequeña franja de la costa que es fiscal pero el resto son terrenos privados y sobre eso no se interviene", agregó Rapali.No obstante -subrayó la funcionaria- los privados deberán cumplir la pautas de zonificación establecidas en el decreto 280/2002, que determina los usos del suelo, para que los privados no hagan cualquier cosa. En resumen, "la zonificación la tienen que cumplir los privados y el Estado", cerró la especialista.Este proyecto será el puntapié inicial para que el resto de las partes involucradas comiencen a intervenir.Desde el Ministerio de Economía, Energía e Infraestructura sostienen, en tanto, que hace falta que alguien lidere el proyecto. "Nosotros nos podemos poner a trabajar, pero tiene que haber alguien que lo impulse", sostuvieron.Desde el Ente Autárquico de Turismo plantearon algo similar. "Es Ambiente el organismo que tiene que iniciar el proyecto". Además deberán intervenir Irrigación, Hidráulica y las comunas de Luján y Las Heras, que si bien no tiene jurisdicción sobre la margen sur del perilago tiene límites cercanos en la zona.