Mendoza Jueves, 29 de junio de 2017

Tragedias viales en Mendoza: así lo vivieron los psicólogos que asistieron a las víctimas

Minutos después de que se conociera que un micro había volcado en la Cuesta de los Terneros, se montó un operativo para acompañar emocionalmente a sobrevivientes y familiares.

"Son situaciones muy fuertes que te atraviesan emocionalmente", cuenta Elizabeth Liberal directora de Salud Mental de Mendoza, sobre su participación en la asistencia a las víctimas y familiares de la tragedia que les costó la vida a 15 personas el domingo pasado en San Rafael, al volcar un micro con un contingente de alumnos de danza proveniente de Buenos Aires.

La doctora dio detalles del operativo que se montó desde su área una vez que se dio a conocer la terrible noticia. También explicó que en casos como este, similar a lo que pasó en Horcones a principio de año con el micro de Tur-Bus, quedan a la vista la solidaridad y el compromiso de todos los profesionales con los que cuenta Mendoza.

Grave. El micro de la empresa Talcahuano tenía vencida la habilitación.
Grave. El micro de la empresa Talcahuano tenía vencida la habilitación.

"Trabajó inmediatamente la gente del municipio, el equipo de asistencia a las víctimas dependiente de Seguridad, los Órganos Administrativos Locales (OAL) y la coordinación regional de Salud Mental. Nos llamaban y se ofrecían a ayudar", precisó la psicóloga que tuvo que acompañar a varias familias a reconocer en la morgue el cadáver de sus hijos.

Liberal describe que a medida que transcurrían las horas iban llegando los heridos a los hospitales y los familiares eran recibidos en el albergue. En ese lugar, divididos en equipos intervinieron unos 30 profesionales entre psicólogos, psiquiatras y trabajadores sociales.

Fotos Día del Sur
Fotos Día del Sur

Su tarea principal consistía en acompañar a quienes llegaban desde Buenos Aires, en aspectos mínimos, como ayudarlos a pensar y realizar trámites, ubicarlos en la situación, dejándolos que se desahogaran y en algunos casos, hasta medicándolos con calmantes o relajantes, en conjunto con la guardia de los sanatorios.

"Al doctor Federico Bazán le tocó la peor parte: identificar y ayudar a padres y madres a reconocer los cuerpos", cuenta la directora de Salud Mental. "Es muy importante que después los profesionales reciban asistencia y ayuda porque quedan muy dolidos por las imágenes y con resabios de esta situación, que también tienen que ser sanados en ellos", explicó.

Otra de las psicólogas que participaron brindando un oído y poniendo su cuerpo y su corazón fue Claudia Motta. "Se siente mucha impotencia por lo evitable de los accidentes. La gente necesita que la orienten en una situación que es muy traumática. Tratar de ordenar algo que es muy caótico, porque llega un punto en el que no saben ni dónde están parados", explica las consecuencias del shock que produce la muerte de un ser querido.

Jorge Ortiz, quien es coordinador del programa de Salud Mental en Emergencias y Desastres, fue el encargado en la tragedia de Horcones y ahora en la de San Rafael de armar las estrategias de contención para prevenir los efectos de los impactos traumáticos que dejan estos accidentes en la cabeza.

Más noticias