Mendoza Viernes, 12 de enero de 2018

Sorpresa causó en las autoridades la tranquilidad con la que se están viviendo estos días en la ruta 7

Enorme sorpresa causó en las autoridades la tranquilidad con la que se están viviendo estos días en la ruta 7 camino a Chile. Tanto es así que se pospuso el comienzo del operativo de seguridad previsto para ese tramo, que estaba pensado que empezara el lunes 8, y recién este viernes se iba a poner en marcha.

El gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo, quien el jueves recorrió junto con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el pulmón de estacionamiento y puesto sanitario instalado en Uspallata, destacó que la espera para cruzar será en óptimas condiciones.

La estructura logística para recibir a los viajantes que cruzarán la frontera durante los próximos días, tanto por la visita del Papa como por el cambio de quincena de las vacaciones, está ubicada en el predio municipal de Uspallata.

En ese sitio ya está instalado un camión del Ministerio de Salud con los servicios sanitarios indispensables para una espera de algunas horas. También habrá lugares para comer y comodidades que en la frontera no existen.

La idea del operativo consiste en encapsular unos 230 vehículos y 20 colectivos, primero en Luján de Cuyo y luego en Uspallata.

"Los operativos tienen como base fundamental a las comunicaciones. Cuando tengamos en Los Libertadores unos 250 vehículos esperando para ser atendidos, que sabemos por lo que nos comunicaron desde Aduana que en una hora podrán atenderlos a todos, nosotros podemos despachar un convoy de igual cantidad de vehículos desde Uspallata", explicó el director general de Policías, Roberto Munives.

Aumentará el caudal

Aunque hasta el jueves todo venía muy tranquilo, las autoridades estiman que desde este viernes comienza a incrementarse entre el 50% y el 80% en relación a los máximos picos que hubo hasta el momento.

El otro detalle, nada menor, que aclaró Munives, es que según los cálculos que realizaron, el viaje durará lo mismo que antes. No se ganará ni perderá tiempo respecto de los días normales.

"Si bien es distinto tener 20 cabinas habilitadas cuando antes eran 4, lo que realmente cambiará son las circunstancias de espera. Ahora le damos la posibilidad de que hagan esperas en pulmones donde se sientan cómodos, frescos, con servicios. A mí no me molestaría esperar dos horas aquí para llegar a Libertadores y casi no tener demoras", dijo Munives.

Piden no viajar si no es necesario

"Esperamos muchas personas y solicitamos paciencia a los que quieran cruzar a Chile. También pedimos a quienes no tengan que hacerlo indispensablemente en los próximos días que posterguen esa decisión unas semanas", expresó Frigerio.

Este pedido es también pensando en que si en estos días no hubo tanto movimiento en el corredor internacional, es probable que muchas de las personas que vayan a viajar lo hagan todas en el mismo momento, lo cual significaría un gran problema para ordenar el tránsito y el espacio.

"A pesar de los avances que venimos concretando desde el año pasado que han posibilitado que el tránsito sea mucho más fluido, lo que se espera para la semana que viene es algo extraordinario que seguro va a complicar las cosas", cerró el ministro del Interior.

Restricción para los camiones

Uno de los temas más mencionados durante la recorrida de ayer fue el de la circulación de los camiones durante las próximas jornadas, en las que prevén que la ruta 7 esté colmada de vehículos viajando a ver al papa Francisco.

Consultado sobre algún malestar de los propios camioneros, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, expresó: "No vemos un problema de magnitud con los camiones. Lo organizamos de tal manera que tengamos horarios diferentes para que el cruce de camiones no complique aún más la semana, pero todos podrán cruzar la frontera".

La idea desde un primer momento fue restringir la circulación en horarios donde se acumulen muchos vehículos, es decir, durante la mañana y las primeras horas de la tarde. Finalmente, eso es lo que se hará ya que dicha restricción empezaría a partir de las 5 de la madrugada y terminará a las 17.

Además, se determinó qué lugar ocuparán dentro del encapsulado que realizarán la Policía y la Gendarmería.

"Los camiones vienen al último del convoy de adelante o primero del que saldrá una hora más tarde. Los camiones irán a unos 50 kilómetros por hora", explicó el director general de Policía, Roberto Munives.

Más noticias