Mendoza Lunes, 10 de septiembre de 2018

Reconstruyen el camino que va del Municipal a Uspallata

La traza es de la Ruta Provincial 13, una vía cuyos paisajes deslumbran. Duro trabajo de Vialidad en suelo montañoso.

Más de 25 años de abandono están siendo superados gracias a la experiencia de los maquinistas de la Dirección Provincial de Vialidad de Mendoza.

Expertos en el arte de abrir caminos en las condiciones más extremas están ahora abocados a reconstruir la traza de la Ruta Provincial 13, una vía cuyos paisajes deslumbran.

Hasta junio pasado, el camino se imponía a partir de una superficie típica de los suelos de montaña. Con el agravante de que luego de tantos años de no haber ingresado equipos viales a la zona, las piedras, el sedimento de los cerros desgranados por las lluvias y el agua de las vertientes habían hecho de la ruta una huella infranqueable.

Hoy esa traza que sólo servía de espacio de diversión para un grupo de motociclistas está siendo modificada en toda su extensión: 70 kilómetros que unen Uspallata con el barrio Municipal en un recorrido que ofrece vistas asombrosas, similares a las que se pueden apreciar en la trepada al camino que conduce al Cristo Redentor, al costado de la Ruta Nacional 7.

La obra de recuperación comprende el ensanche del camino, la ampliación de una serie de curvas, el agregado de material para establecer una superficie apta para todo tipo de vehículos y el perfilado de la ruta con el fin de establecer una zona de drenaje para que el agua de las vertientes no genere erosiones.

El trabajo implica devolver la comunicación con el entorno a un conjunto de puestos muy conocidos en la zona: Los Amigos, El Pantanillo, Las Chilcas, Casa de Piedra y Cueva del Toro, entre otros oasis hilvanados por la traza.

"Es un trabajo sumamente arduo, porque es como si el camino no hubiese existido. Estamos en un 50 por ciento de avance sobre el total a reconstruir. Y una vez que la obra llegue a Uspallata, vamos a contar con un nuevo circuito turístico de montaña que va a permitir enlazar el recorrido de la ruta 52 (Uspallata-Villavicencio) con este nuevo trayecto sobre la ruta 13", indicaron desde Vialidad de Mendoza.

Mientras transcurre la intervención vial, ciclistas, motos de enduro, cuatriciclos y vehículos con doble tracción son habituales en el contexto de una obra que está en plena ejecución y demandará, al menos, tres meses más de trabajo.

Fuente: Prensa.Mendoza.gov.ar