Martes, 21 de febrero de 2017

No encuentran a la "fiscal viajera" de Mendoza para notificarla del Jury

Desde el Poder Judicial fueron a llevar la notificación a su domicilio y no abrió. La dejaron por debajo de la puerta. La magistrada aún no ha dado señales de haberla recibido.

Un nuevo capítulo suma el insólito caso de la fiscal Anabel Orozco, sobre quien pesa un pedido de Jury, puesto que mientras se encontraba de licencia por enfermedad, viajó a Brasil y subió fotos de sus vacaciones a Facebook: el proceso no ha podido continuar porque Orozco no ha recibido la notificación del enjuiciamiento.

Un hombre se presentó en el Tribunal del Jury para advertir de que esa notificación le había llegado a su casa por equivocación y que no tiene nada que ver con Orozco. Ahora hay un dilema: el tribunal debe decidir si la da o no por notificada.

Si se inclina por la primera opción, el proceso continúa y el Jury debe decidir el 2 de marzo si suspende a la fiscal y comienza el enjuiciamiento. Si no, el proceso vuelve casi a cero: al momento de la notificación.

Qué dicen en el Poder Judicial
La versión que surgió desde el Poder Judicial es que el proceso se efectuó correctamente: enviaron las notificaciones en tiempo y forma a la dirección declarada por la acusada, pero ella no estaba en casa.

Llamaron y nadie les abrió. Como la notificación puede hacerse aunque la persona no esté físicamente en el domicilio, se la dejaron por debajo de la puerta.

A la semana siguiente, un vecino que reside en el mismo barrio privado que la fiscal fue quien se acercó hasta las oficinas del Tribunal del Jury y explicó que tenía la notificación que debería haberle llegado a Orozco, pero que se la habían dejado en su casa en forma equivocada.

La notificación fue enviada a fines de diciembre y desde ese momento, empezaron a correr los tiempos que determina la Ley de Jury: diez días hábiles para presentar el descargo, antes de que comience el proceso.

El proceso
La fiscal, que aún se encuentra de licencia (esta vez por estrés), no ha presentado su descargo y el tiempo para hacerlo ya expiró. El tribunal del Jury debe decidir el jueves si la da por notificada o si la notifica de nuevo.

Si los integrantes del tribunal se deciden por la primera opción, corren los tiempos desde que se envió la notificación: el jueves 2 de marzo el tribunal, formado por 14 legisladores y 7 miembros de la Suprema Corte, determinarán si hay razones suficientes para iniciar el proceso contra Orozco, o bien, si queda libre de culpa y cargo. Lo que debe quedar claro es que ya no habrá período de defensa.

Si el proceso continúa, la fiscal es suspendida en su cargo por 30 días y pasa a cobrar la mitad de su sueldo hasta que el tribunal defina si lo absuelve o la encuentra culpable.

Hay que aclarar que este procedimiento -de suspender al magistrado o fiscal por 30 días, pagándole la mitad de los haberes que le corresponden- se puede extender por el tiempo que el Jury decida.

Si el tribunal la encuentra culpable, queda fuera del cargo y ya no podrá acceder a la jubilación de magistrada. Para evitar esto, Orozco presentó la renuncia a su cargo en diciembre, pero el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo no se la aceptó. Quería que fuera juzgada por su actitud.

En cuanto a qué decidirá el tribunal, ya hay muchos rumores que indican que se dará por notificada y continuará el proceso, sin permitirle presentar el descargo porque no lo hizo en su momento, declarándola en rebeldía por no haberse dado por notificada. Hay una cosa cierta: a Orozco nadie quiere salvarla, ni peronistas ni radicales ni el mismo el Poder Judicial.

Sidoti espera la interpretación de la ley
El pedido de Jury realizado por el Poder Ejecutivo de Mendoza al fiscal de Instrucción Fabricio Sidoti, por errores cometidos en el caso del asesinato de la joven Ayelén Arroyo, está entrampado en la interpretación leguleya.

Según explicó el senador Juan Carlos Jaliff, el Jury debe decidir si consideran un acuerdo al que Sidoti llegó con la Procuración de la Suprema Corte o bien, ese acuerdo se anula y se sigue el proceso tradicional.

El punto es que Sidoti aceptó que no actuó correctamente en el mencionado caso y quiere por esto acceder a un juicio abreviado, contemplado por el Código Procesal Penal.

La condena sería de dos meses y medio de suspensión.

De todas maneras, los miembros del Jury aún no han decidido qué van a hacer y, de aceptar el acuerdo de las sanciones intermedias, cómo se van a cumplir.

Más noticias