Mendoza Sábado, 3 de marzo de 2018

Mendoza capital buscan prohibir a los trapitos ante los reclamos

El intendente Rodolfo Suarez lo elevará al Concejo Deliberante para tipificarlo como falta en el Código de Convivencia

Parece que tras una innumerable cantidad de reclamos por parte de los vecinos y comerciantes, la Ciudad de Mendoza finalmente prohibirá a los trapitos. Lo anunció el intendente Rodolfo Suarez en la inauguración de la remodelación de la calle Arístides Villanueva, y será a través de la incorporación de la actividad como una falta en el Código de Convivencia. Además, esperan que se extienda al Código de Faltas provincial."Uno de los mayores reclamos de nuestros vecinos y ciudadanos que transitan Ciudad, sin lugar a dudas, son los denominados trapitos, que afectan a la convivencia pacífica porque generan una coacción, como lo es fijar una tarifa para dejar el auto, o incurrir en algún tipo de acoso cuando las personas estacionan o suben a su vehículo para irse", comenzó explicando el subsecretario de Seguridad Ciudadana, Raúl Levrino.Por ese motivo, la idea de Suarez es promover una ordenanza en el Concejo Deliberante que incluya el tema en el Código de Convivencia. La idea general es que quede prohibido que toda persona efectúe reclamos económicos o incurra en algún tipo de acoso a los ciudadanos cuando estos estacionen o retiren sus vehículos, por el cuidado del mismo o el ordenamiento del estacionamiento."Planteamos abordarlo integralmente con la provincia, que sería con la modificación del Código de Faltas, que data de 1965, y donde está tipificada la mendicidad violenta. Además a través de un programa de inclusión, que es el de capacitar a los trapitos en algún oficio o bien incluirlos al plantel de tarjeteros que trabajan en el sistema de estacionamiento medido", explicó Levrino.Ampliación del sistemaSi bien la medida de eliminar definitivamente a los trapitos se encaró principalmente por la presencia de los mismos en los alrededores de la calle Arístides Villanueva, la idea es que se extienda a todo el departamento.Por eso, desde la Comuna explicaron que además de la Arístides se planteará el tema de la regulación del estacionamiento medido en otras zonas de acuerdo a la movilidad que se va produciendo.En cuanto a la Arístides, el objetivo y lo que se está dialogando con los vecinos es extender el estacionamiento medido que ya funciona en esa arteria a las calles aledañas, que se serían Martín Zapata, Rufino Ortega y Sargento Cabral, además de todas la que la cortan entre Belgrano y Boulogne Sur Mer."Por ejemplo, en Juan B. Justo, que se está transformando en un polo gastronómico; en la calle Belgrano; en la San Martín a la altura de la Alameda en horario nocturno, y en 9 de Julio y España del barrio Bombal, que son todos sectores donde se modificó el movimiento, estamos con la idea de incorporar el estacionamiento medido", adelantó Levrino.Para evitar inconvenientes con los vecinos, a cada residente se le entregará una oblea para que pueda estacionar tranquilamente, mientras que a los no residentes se les cobrará el estacionamiento medido como en otras zonas.