Mendoza Jueves, 3 de mayo de 2018

Los municipios pondrán los terrenos para el nuevo plan de viviendas

Será para la línea de casas sociales del programa Mendoza Construye, por el cual la Provincia financiará la construcción de 1.400 hogares. También habrá aportes para desarrolladores.

El nuevo programa de viviendas Mendoza Construye, que anunció el gobernador Alfredo Cornejo en su discurso en la apertura de sesiones ordinarias, tendrá a los municipios como una parte esencial para poder llevarlo a cabo, ya que tendrán que aportar los terrenos totalmente urbanizados donde el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) levantará las casas.

Damián Salamone, presidente del IPV, explicó que para la línea de viviendas sociales que serán totalmente financiadas por la Provincia será clave el rol de las comunas, ya que deberán donar los terrenos para las 1.400 casas que el Gobierno planea construir antes de que termine su gestión. La diferencia con las viviendas que ya construye el IPV es que las actuales tienen financiamiento de la Nación.

"Los municipios tienen que aportar el 100% de los terrenos urbanizados; se intenta lograr hacer más eficiente la construcción de la vivienda en asociación con entidades intermedias. Hicimos un relevamiento y encontramos que hay muchos terrenos que están urbanizados y hay muchos otros a los que les queda muy poco y los municipios tienen que urbanizarlos, y esto nos va a permitir hacer más eficiente la administración", contó Salamone.

Los terrenos, de esta manera, no entran en el costo de la vivienda. "El dinero para dejar aptos los terrenos ya se hizo de forma preliminar, lo cual es muy bueno porque vamos a lograr una autonomía y una eficiencia en cuanto al comienzo de las obras", dijo.

Para acceder a este plan, destinado a familias que tengan ingresos menores a dos salarios mínimo vital y móvil (SMVM) -al día de hoy ese monto equivale a $19.000-, los interesados deberán inscribirse en los municipios.

Las cuotas que se pagarán por las viviendas serán en UVA puras, es decir, sin los intereses que agregan las entidades bancarias.

Para salarios de más de $20.000

La segunda línea del Mendoza Construye es para quienes tengan ingresos de entre dos y cuatro SMVM y tiene dos opciones pero, según aclaró Salamone, ninguna es para proyectos individuales.

La primera arista es para los desarrolladores inmobiliarios. La provincia aportará hasta 30% como máximo para "apalancar" el financiamiento de los desarrolladores. Según explicó Salamone, los desarrolladores ofrecerán los proyectos de construcción de viviendas en un concurso y el IPV analizará el esquema financiero y la necesidad de aporte estatal, y en base a eso elegirán los proyectos. Con esta línea planean construir unas 600 viviendas más.

"La Provincia se suma y hace más viable el desarrollo. Una vez que se seleccionen los proyectos, se publican, y los postulantes en el IPV pueden inscribirse. Cuando se termine el desarrollo ahí la familia toma el crédito, y recién ahí el postulante se transforma en adjudicatario y recibe el crédito del banco y un crédito en UVA al 0% por parte de la provincia que puede ser a 30 años", explicó el presidente del IPV.

En la última línea, también para ingresos de más de dos SMVM, el IPV se convierte en una especie de administrador, ya que ofrece y presta sus servicios para la construcción de viviendas, pero no pone dinero. "En este caso en el IPV les gestionamos el crédito en el Banco Nación a familias agrupadas en un barrio o en una entidad, en un proyecto con lotes individuales, porque se hipoteca el lote. El IPV recibe el dinero y lo administra a través de un fideicomiso. Pone la estructura, que no es poco", agregó.

Más noticias