Mendoza Miércoles, 28 de junio de 2017

Los datos marcan que el Gobierno no logra eficacia en la seguridad vial

Desde la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial dicen que se aplica una batería de estrategias para reducir los siniestros. Las estadísticas contradicen los esfuerzos.

En cuatro meses dos accidentes de micros le han costado la vida a 34 personas y han herido a otras 43 en Mendoza.

En ambos casos resalta la imprudencia de los conductores que no respetaron las señalizaciones y los límites de velocidad, pero también quedaron expuestas otras falencias del sistema de seguridad vial de Mendoza, que se discuten y a la vista continúan repitiéndose.

La reacción del Gobierno en respuesta a las tragedias es lograr -ahora más que nunca- que se promulgue la nueva ley de seguridad vial y que los resultados de su alcance mejoren las estadísticas de siniestros, y también, profundizar las estrategias que vienen implementándose desde que asumió la función. Desde la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial (UESV) detallaron algunas de estas gestiones que vienen aplicándose.

Explicaron que funciona un Observatorio de Seguridad Vial, que les permite cargar datos actuales e históricos y con ellos realizar diagnósticos para implementar políticas. Dijeron que apuestan a que los servicios de emergencia funcionen cada vez mejor y respondan con la celeridad que tuvieron este fin de semana asistiendo a las víctimas. Al respecto, indicaron que se han adquirido ambulancias nuevas e impartido varias capacitaciones.

La UESV asegura que se ha dotado a la policía de más personal y tecnología: alcoholímetros homologados, radares para detectar la velocidad de los vehículos y motocicletas de alta cilindrada. Señalan que se triplicaron los inspectores de transporte y también la cantidad de infracciones. "El control existe y se trabaja para continuar incrementándolo", expresaron del Gobierno.

La otra cara

Pese a todas estas propuestas y estrategias, los accidentes con camiones en alta montaña se duplicaron de un año a otro en 2016. Otra tendencia desalentadora es lo que reveló el primer cuatrimestre de 2017, con 65 muertos -el peor desde 2014, en cantidad de muertes por siniestros viales-. En mayo hubo casi un muerto por día: fueron 29 víctimas fatales en 31 días.

Y en este escenario ya son históricos los reclamos de distintos sectores de la sociedad sobre cambios concretos, como el de mejorar la infraestructura y que las leyes vigentes se cumplan. Un fuerte llamado de atención para las autoridades, ya que la falta de controles y la desidia quedan al desnudo como otra más de las causales que se suman al factor humano.

La Cámara de Turismo de Mendoza resaltó en un comunicado las carencias estructurales que tiene Mendoza y que repercuten en tragedias viales. Expresaron la necesidad de que las rutas provinciales se ensanchen, ya que ha crecido el nivel de tránsito y la capacidad de carga. También pusieron el acento en la falta de controles y la alta informalidad de los prestadores de servicios.

Con el vuelco del colectivo de TurBus en Horcones, en febrero pasado, organizaciones civiles se pronunciaron en reclamo de la obligatoriedad del uso de cinturón de seguridad en los micros, que si bien es obligatorio no se chequea. Aparentemente ninguno de los pasajeros en la tragedia en la Cuesta de los Terneros lo usaba y se podrían haber evitado muertes y lesiones.

El colectivo involucrado en el accidente, que se cobró la vida de 2 niños, 7 adolescentes y 6 adultos, el domingo, era de gran porte y circuló por San Rafael sin ser detenido, pese a que existe una ordenanza desde 2013 en el que se les prohíbe a andar. Esa normativa fue incumplida al igual que los requisitos del Ministerio de Transporte sobre la obligatoriedad del cinturón.

El ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, afirmó que el micro del siniestro no estaba habilitado por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte y que además, portaba documentación falsa. No pudo explicar por qué circulaba y cómo Gendarmería le permitió seguir su camino después de su control.

Todas estas medidas que se pasaron por alto hubieran quizás evitado la tragedia que enlutó al país, cuando pensamos que no volvería a ocurrir algo similar después de sus antecedentes.

Más noticias