Mendoza Miércoles, 29 de agosto de 2018

Las faltas se castigarán en no más de 30 días

Lo aseguró el oficialismo luego de que el Senado le diera media sanción al proyecto que plantea diversos cambios en Código de Faltas de Mendoza.

El gobierno de Mendoza encabezado por Alfredo Cornejo logró, una vez más, que la Legislatura le dé luz verde a un proyecto de Seguridad, uno de los pilares de su gestión. Se trata del nuevo Código de Faltas de Mendoza, que obtuvo media sanción de la Cámara Alta y pasó a Diputados. En la oposición hubo revuelo porque la aprobación fue por parte del oficialismo y del senador Héctor Bonarrico (PI), que votó en consonancia con el frente Cambia Mendoza.

Sin embargo, y por más que el PJ, Unidad Ciudadana,el PI y el FIT no ingresaron al recinto y se negaron a debatir, el radicalismo y sus aliados consiguieron quórum y la iniciativa del Ejecutivo siguió su curso hacia una sanción definitiva.

"Queremos ordenar el espacio público y este es el gran clamor de la ciudadanía mendocina, con el 72% de aprobación en la encuesta de victimización. La gente quiere espacios públicos ordenados y controlados; esto asegura que hayan menos delitos, menos violencia", afirmó el ministro de Seguridad Gianni Venier, quien dio detalles sobre cómo se pondrá en marcha el nuevo sistema punitivo.

Gianni Venier. Foto: Prensa Gobierno de Mendoza
Gianni Venier. Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Cuando se está ante una falta, la persona afectada puede denunciar lo que está sucediendo al 911. Se recibe la denuncia y se da aviso a la policía. También puede intervenir una autoridad municipal, como preventores, o hasta los mismos inspectores de tránsito.

En estos últimos casos, sólo pueden labrar actas como testificación.

A su vez, la policía trabaja en comunicación con los jueces de Faltas o con los jueces de Paz, en lugares alejados del radio céntrico, y donde hoy, según Venier, la Justicia contravencional no existe.

La contravención puede solucionarse por conciliación entre las partes, o bien, por la medida que tome el juez. En todos los casos, tal y como explicó Venier, todas las sanciones pueden trocarse por trabajo comunitario. Si la persona que cometió la falta no quiere optar por esta posibilidad, se labra una multa en dinero, o bien se puede recurrir a la detención. Sin embargo, esta es una última opción; en palabras del ministro de Seguridad, "no nos interesa llevarnos gente detenida, sino que vean que el sistema funciona".

En cuanto al tiempo de resolución de conflictos -desde la denuncia hasta la sentencia-, según expresó el senador radical Marcelo Rubio (presidente de LAC y quien más ha trabajado el tema en comisiones), no será mayor a 30 días.

Los aliados

La oposición señaló a dos senadores que dieron quórum y votaron a favor del proyecto: Bonarrico, que pertenece al PI, un partido que no es parte del Frente Cambia Mendoza y Ernesto Mancinelli, de Libres del Sur, que si bien está dentro de la coalición oficialista, tiene un sesgo progresista.

Mancinelli explicó su postura diciendo que "si bien nos hubiera gustado profundizar más algunos cambios en el nuevo código, entendemos que este es un avance significativo respecto al Código de Faltas actual. La oposición plantea que el código tiene un carácter antidemocrático, pero está vigente en el actual. Es decir, recién ahora se preocupan por ciertos artículos antidemocráticos y que criminalizan la protesta social. Gobernaron 8 años la provincia y no tuvieron la iniciativa de modificar estos artículos".

Ernesto Mancinelli.
Ernesto Mancinelli.

En cuanto a Bonarrico, el senador, que además es pastor evangélico, afirmó que lo presionaron para que no diera quórum en la sesión especial. "He sido acosado, apretado para que no esté aquí. ¿A esto le llaman democracia, al apriete, a la persecución, a dar mi teléfono para que me insulten?", aseguró. También destacó que, dentro de su partido (el PI), nunca lo llamaron para discutir los puntos en los que no estaban de acuerdo. Y aseguró que, a su criterio, el orden, al que apunta la iniciativa, no es represión.