Mendoza Martes, 28 de agosto de 2018

Las causas con sentencia no alcanzan ni al 10%

En algunos sectores de la Justicia se resolvieron muy pocos litigios respecto de los que ingresaron.

Las estadísticas oficiales indican que los juzgados de Paz de Mendoza han dictado sentencia sobre muy pocos casos respecto a las causas que les ingresaron durante el 2017, que es lo que hasta ahora tiene computado el Ministerio de Gobierno.

Sólo el 9,6% de las causas tuvieron sentencia por parte de los jueces de Paz en las cuatro circunscripciones en la que están divididos. En todo el año pasado, los juzgados de Paz departamentales y distritales recibieron un total de 40.401 causas, con el de Rivadavia, a cargo de la conjueza Elsa Rossi, al frente con 7.724. Sin embargo, sólo recibieron sentencia 3.867.

Pero pese a ser el juzgado con mayor cantidad de causas recibidas, el de ese departamento del Este tiene un bajo registro de sentencias (425), es decir, el 5,50%.

Los juzgados de Tunuyán, con 6.740 causas (97 sentencias), General Alvear, con 3.386 (24) y Rodeo de la Cruz, con 3.368 (159), son los otros que encabezan esta lista con más causas ingresadas, aunque es sorprendente el número de resoluciones emitidas, ya que en algunos de estas jurisdicciones apenas se supera el 1% o ni siquiera se llega, como sucede con General Alvear, que apenas alcanza el 0,70%.

Claro que también están aquellos donde las sentencias son más elevadas, como el juzgado de Maipú, con una efectividad del 44%. El de mayores resultados es el de Monte Comán, ya que de 10 causas ingresadas dictó sentencia en 7 (70%), mientras que otro juzgado de San Rafael, el de Villa Atuel, tiene un 48% de sentencias (31 sobre 64).

También hay juzgados donde no se dictó ninguna sentencia durante el 2017, como sucedió en Uspallata y La Paz, donde ingresaron 80 y 292 causas, respectivamente.

Los juzgados de Paz reciben los litigios civiles de una determinada cuantía, que actualmente está fijada en $150.000. Esto significa que cuando la corte fija una demanda que supere ese valor, la causa es derivada a los jueces civiles, pero si no lo supera va a los juzgados de Paz.

Es decir, cuando se produce una controversia entre dos personas depende del monto que esté en disputa para determinar si va a uno u otro lado. Un ejemplo puede ser una transacción en la que una de las partes no respetó lo acordado y la negociación terminó judicializada, como puede suceder con la venta de algún rodado u otro bien. Si el monto de lo que está el litigio es menor a $150.000 es el Juzgado de Paz el que debe resolver el pleito, caso contrario pasa a uno civil.

Además, y sobre todo los juzgados de Paz departamentales, ejercen competencia de faltas y de familia. Pero eso es lo que viene a modificar el nuevo Código Contravencional, impulsado por el oficialismo y que está siendo tratado en la Legislatura, para que todos los juzgados de Paz, distribuidos en toda la provincia, también se encarguen de las contravenciones.

Los remates

Donde también se muestran cifran muy variadas entre los distintos juzgados de Paz es en los remates, porque mientras en el de Maipú hubo 3.619 en el 2017, en otros no se concretó ninguno. En este caso, dependen del lugar en donde se pida, porque si la causa está en un Juzgado de Paz y se ordena un desalojo será el juez de Paz el que lo ordene, aunque si lo que se va a rematar es un bien que esté en un juzgado civil, será el juez de ese fuero el que lo efectuará.

Todas estas cifras son oficiales del Ministerio de Gobierno, a través de la Subsecretaría de Seguridad, y muestran lo sucedido el año pasado.

Lo que quiere el Ejecutivo es darles a los jueces de Paz mayor actividad ampliándoles el rango de acción, con causas contravencionales que actualmente no les llegan.

150 mil pesos es el monto límite para determinar si una causa va a un Juzgado de Paz o a uno Civil. Si la cifra del pleito es inferior a ese valor, será un juez de Paz el que tenga que dictar sentencia.

Más noticias