Mendoza Jueves, 31 de mayo de 2018

La extensa licencia del juez Palermo arrancó antes de lo prometido

La Corte le avaló ausentarse sin goce de haberes, entre agosto y el 31 de diciembre para capacitarse en Alemania. Pero el martes viajó y no volverá al Palacio hasta 2019. Faltará durante 7 meses y no 5.

La de por sí extensa licencia sin goce de haberes del juez de la Suprema Corte Omar Palermo para capacitarse en Alemania comenzó dos meses antes de lo anunciado por el máximo tribunal de Justicia de Mendoza. Así, la ausencia será por siete meses en vez de cinco meses.

El magistrado despegó rumbo al exterior el martes a las 12 desde el aeropuerto internacional El Plumerillo y no volverá a su despacho en el cuarto piso del Palacio Judicial hasta el año próximo. Difícilmente regrese antes de febrero, ya que durante todo enero gran parte de la Justicia está de vacaciones.

Que Palermo ya no está es una realidad que en los pasillos de los tribunales provinciales está clarísimo y es uno de los grandes temas de conversación. "El doctor se fue nomás", confirmó una fuente que pidió no seguir contestando preguntas, antes de perderse en un ascensor. A su lado, un letrado que había escuchado la conversación, sonrió, socarrón, y con una mano hizo el gesto típico de un avión que gana altura y se pierde en un cielo lejano.

Hasta el año que viene

Finalmente, el penalista que encarna la versión mendocina de la agrupación K Justicia Legítima, terminó el año laboral 2018 ya que no trabajará durante siete meses completos. O durante más de doscientos días sobre tresccientos sesenta y cinco que posee el año calendario. O, dicho de otro modo, como dicen quienes fruncen el ceño en los tribunales y en la clase política: Palermo trabajó este año casi el cuarenta por ciento del total de los días del año calendario.

-¿Por qué semejante aguante y exposición al cachetazo?, preguntó un inexperto en lides tribunalicias.

-Porque en cualquier momento -contestó un interlocutor, entrado en años también en la arena judicial- alguno de los otros seis supremos podría estar en situación de emprender vuelo hacia algún destino académico interesante, tentador, y nadie querría perdérselo. ¿O sí?

Razones que inquietan en los despachos del 4° piso

La Suprema Corte de Mendoza vive horas inéditas, intensas.

Nunca antes, como durante las últimas semanas, la institución había experimentado situaciones atípicas, inquietantes. Por diferentes motivos. Veamos al menos tres.

1) El "Hasta la vuelta" de Palermo, que se extenderá hasta el año que viene y que hace historia, ya que nunca antes un supremo había cerrado su despacho por tanto tiempo, más allá de que no cobre el sueldo.

2) La renuncia de Alejandro Pérez Hualde: no es una dimisión más, sino la de un supremo que espera el llamado de ANSES para irse de inmediato a dedicarse de lleno al ejercicio de la abogacía y a la docencia. En fin, un supremo que vive el día con un pie afuera del Palacio Judicial.

Pérez Hualde.
Pérez Hualde.

3) La fresquísima designación de Dalmiro Garay para suceder a Pérez Hualde. Es decir: hay un supremo listo (se descuenta que el Senado lo aprobará) para ocupar un sillón que aun sigue ocupado.

Dalmiro Garay Cueli. Será el miembro más joven de la Corte. Su ingreso al máximo tribunal de justicia es un hecho. Foto: Nicolás Bordón / Diario UNO.
Dalmiro Garay Cueli. Será el miembro más joven de la Corte. Su ingreso al máximo tribunal de justicia es un hecho. Foto: Nicolás Bordón / Diario UNO.

Más noticias