Mendoza Viernes, 4 de mayo de 2018

Gastan más de $40.000 mensuales por vandalismo contra el metrotranvía

El principal problema son los piedrazos, que rompen tanto vidrios como chapas. La zona de conflicto más importante está en Godoy Cruz. También atacan troles y colectivos.

En contraposición a la gran noticia de que el metrotranvía es cada vez más utilizado por los mendocinos e incluso que los usuarios piden más frecuencias durante la tarde, desde la Sociedad de Transporte Mendoza (STM) aseguraron que lo que va en aumento es el vandalismo. Sólo por reparación de roturas en vidrios y chapas de las duplas, producto de piedrazos, se gastan más de $40 mil mensuales. Por el momento no hubo que lamentar heridos, pero advierten que es difícil controlar la situación.

El problema ocurre principalmente cuando las duplas están realizando el recorrido, no cuando están guardadas. Es porque generalmente jóvenes que aparecen cerca de las vías arrojan piedras contra la máquina para luego salir corriendo.

La principal zona de conflicto y por la cual los motorman transitan con mayor preocupación está en Godoy Cruz, cerca de los paradores que están ubicados en las proximidades al club Godoy Cruz Antonio Tomba, y siempre con la misma metodología.

El presidente de la STM, Leopoldo Cairone, fue quien dio a conocer la problemática. "Sufrimos mucho vandalismo. No nos preocupa tanto el hecho de que se rompan vidrios, que es lo habitual, sino que algún pasajero resulte herido. Por suerte no hemos tenido que lamentar ese tipo de problemas porque justo no hubo usuarios donde cayeron los piedrazos", expresó preocupado.

Esta situación fortuita de no tener que lamentar heridos se debe en parte a que los vidrios del Metrotranvía no son similares a los del resto de los transportes, sino que son más gruesos y de características especiales, por lo que para romperlos el golpe debe ser contundente.

Sin embargo, hubo ocasiones en las que los vidrios, tanto laterales de la zona de pasajeros, como los parabrisas de las cabinas ocupadas por los motorman, se rompieron.

"Imaginamos que algunos son chicos que lo hacen por chiste o pura maldad, pero puede ser grave. Ante eso es difícil responder o tomar medidas porque, por ejemplo, nosotros ponemos policías en los colectivos en la zona Oeste y lo mismo hay vandalismo", agregó Cairone.

En ese caso, la presencia policial a bordo de la dupla lo que facilita es el hecho de dar un rápido aviso, y sobre todo evitar que suban delincuentes a robar.

"Estamos cambiando los parabrisas o algunos laterales, porque todos los días tenemos vandalismo sea en el metrotranvía o en los micros. Mensualmente estamos gastando $30 mil o $40 mil sólo por el vandalismo", informó el presidente.

Contra las pintadas

Otro de los problemas contra los que luchan diariamente en la STM es el de mantener en buen estado los paradores.

"Lógicamente es difícil mantenerlos. Al cumplir un año hicimos un arreglo general, pintamos todos los paradores, pero a los dos días estaban todos grafiteados", dijo Leopoldo Cairone.

Casi todos pagan el boleto

Distinto de lo que ocurre habitualmente en los colectivos de línea, donde muchas personas suben y no pagan su boleto, en el metrotranvía la gran mayoría de los pasajeros pasa su tarjeta por el lector y abona lo que corresponde.

"Tenemos habitualmente inspectores, pero por cómo comenzó el metrotranvía la gente está acostumbrada a pagar el boleto. Incluso los mismos pasajeros advierten a los que pasan sin pagar de que deben hacerlo y está bueno, que se comprometan los usuarios, porque la empresa es de todos", cerró Cairone.

Dejanos tu comentario