Mendoza Domingo, 25 de noviembre de 2018

En Mendoza sólo se recicla el 8% de la basura diaria

La provincia está por sobre la media nacional en cuanto a volumen de desperdicios, que es de 1.800 millones de kilos por día.

Los mendocinos somos una especie de campeones mundiales en producir desperdicios. Por día, cada habitante de Medoza genera 1,01 kilogramo de basura. El número es más alto que la media nacional, que es de aproximadamente 930 gramos.

Según contó la directora de Protección Ambiental de la Provincia, Miriam Skalany, lo que podría reciclarse es el 45% de los 1.800 millones de kilos de basura que se generan a diario en Mendoza. Sin embargo, sólo se llega a reutilizar entre 6% y 8% de esta cifra.

Esta situación tiene diversas causas, pero la más importante es la falta de educación y las conductas personales que no se modifican. Puntualmente, ocurre porque la gente no sabe tirar la basura. En general, la población no ha adquirido la costumbre de separar los residuos y si lo hace, el modo de descartarlos no es el correcto y esto provoca que el material no se pueda volver a utilizar.

El problema va in crescendo conforme pasan los años, puesto que cada vez es mayor el volumen y los terrenos donde disponer el relleno sanitario no son suficientes.

Skalany subrayó que es muy importante adquirir la costumbre del reciclado, porque los 300 millones de pesos que se invierten por año en tratar los residuos, ya no van a alcanzar. Propuesta verde

La funcionaria explicó que a pesar de que se realizan campañas, destacando que existen los denominados puntos verdes, en cada departamento y que allí se puede llevar la basura para su nuevo aprovechamiento -puesto que su objetivo es la clasificación de los residuos- esto difícilmente ocurra. De hecho, aseguró que cada vez que se dispone un contenedor para tirar escombros, apenas pasan unas horas para que se encuentre tapado de basura.

La funcionaria destacó que es importante utilizar los puntos verdes y separar los residuos porque esto facilita el reciclaje. En cada departamento, hay cooperativas de recicladores que van hasta esos lugares de acopio y se llevan los residuos para su tratamiento. El problema es que, según la funcionaria, en estos lugares también se tira la basura mezclada, y no se tiene cuidado en cómo hacerlo. Por ejemplo, el papel, el cartón, los vasos plásticos son 100% reutilizables, sin embargo, si se tiran junto con la basura húmeda o se descartan sucios, esos detalles ya son motivos por los cuales no se podrán reciclar.

Además, remarcó que basta con concurrir a estos sitios donde supuestamente debe arrojarse el desperdicio en forma separada para ver que en realidad no es así y que la gente descarta indistintamente los materiales. Entonces, donde deben ir los orgánicos, hay plásticos, o donde deben ir las latas, va la basura que entra en descomposición. Por más que el criterio y las posibilidades de llevarlo a la práctica existan, no se respetan.Qué se tira y de dónde proviene

Orgánicos, papel, cartón, vidrio, metales y otros descartes es lo que se encuentra a diario en la basura de los mendocinos. En cuanto a la distribución, el 46% corresponde a desperdicios orgánicos, el 14% se compone de cartón y madera, el 13% son plásticos, 9% madera, 3% vidrios, 1% material ferroso y 14% otros desperdicios.

En cuanto al territorio, el 70% de la basura que se produce en la provincia corresponde al Gran Mendoza: 1.290 toneladas por día. San Rafael, General Alvear y Malargüe producen el 15%, es decir, 276 toneladas. San Martín, Santa Rosa, Rivadavia, Junín y La Paz generan el 11%, unas 208 toneladas; mientras, al Valle de Uco le corresponde la menor cantidad: el 4% que equivale a 76 toneladas por día.

Desperdicios peligrosos

Entre la basura más difícil de tratar se encuentran los descartes electrónicos y los neumáticos. En cuanto a los primeros, si bien hay diversos programas de gestión municipal para retirar las pilas y baterías, el problema es cómo se han dispuesto estos objetos en desuso. Skalany destacó que si un producto electrónico aún está armado, no se considera residuo. El problema surge cuando sus materiales han estado en contacto con el agua o el sol, ya que las baterías pueden hincharse o supurar y esto contamina inmediatamente. En la Legislatura de la provincia, el senador justicialista Mauricio Sat -de San Rafael- ha presentado un proyecto para poner en práctica disposiciones más estrictas para recolectar y almacenar la chatarra electrónica para su reciclaje o descarte.

Mientras, el tema de los neumáticos en desuso es otra preocupación ambiental. Dentro de ellos puede acumularse agua, o resultar quemados en lugares que no están preparados para los gases que emanan. A fin de encontrar una solución a esta problemática, el Gobierno firmó un convenio con la empresa Holcim, que se ocupará de reciclar los neumáticos para utilizarlos como combustible. Los hornos en los que se queman están habilitados para el tratamiento de los gases producto de esta combustión, y según aseguró Skalany, con las pruebas realizadas se comprobó que no hay contaminación en el lugar.

Más noticias