Mendoza Jueves, 11 de febrero de 2016

El puente Bailey en la Ruta 7 es sólo para los que viajen hacia a Mendoza

La estructura provisoria se habilitó este miércoles en la ruta 7, entre Uspallata y Potrerillos, donde quedó un socavón.

Finalmente, este miércoles al mediodía quedó habilitado el puente Bailey sobre el by pass que se construyó en la ruta 7, entre Potrerillos y Uspallata, luego de que un alud dejó un socavón de 10 metros de profundidad en medio de la calzada el lunes de la semana pasada.

De este modo quedó habilitado el desvío provisorio para que sea transitado en ambos sentidos a la vez. Los que viajen a Chile pasarán por el terraplén que funciona desde el día siguiente al desmoronamiento del puente original, mientras los que viajen a Mendoza lo harán por la estructura de emergencia que ayer comenzó a utilizarse.

Esto permite descongestionar el kilómetro 1.126 de la ruta 7, a la altura del túnel 4, ya que Gendarmería no debe cortar más el tránsito de una mano para que circule la otra, como debió hacerlo hasta ayer.

Con esto, las demoras de hasta una hora que se produjeron en los últimos días, potenciadas por el feriado largo, quedarán en el olvido de momento.

Además, la estructura, de unos 40 metros de largo por 4 de ancho, por la que pueden circular hasta dos autos a la vez o un camión que transporte hasta 45 toneladas, está montada para que resista una lluvia intensa. En cambio, explicaron desde Vialidad nacional, que el terraplén no soportaría una intensa tormenta.

Esto significa que ante un temporal habrá por lo menos una vía habilitada, garantía que hasta ayer no existía puesto que el funcionamiento del "badén" por el cual avanzaban los vehículos desde el martes de la semana pasada estaba condicionado por el buen tiempo.

Trabajan en mejorar el desvío

El primer camión que cruzó por el puente Bailey lo hizo a las 12.15 de este miércoles. Desde ese momento comenzó a funcionar sin ningún inconveniente y hasta el cierre de esta edición todo seguía igual.

En el lugar trabajaron 25 personas y se dispusieron 15 máquinas pesadas para dejar operativa la estructura de emergencia, que en este caso llegó de Entre Ríos. La misma es propiedad de Vialidad nacional, con lo cual el único costo fue el traslado en tres equipos distintos.

Mendoza no debió desembolsar nada ya que todos los gastos los asumió Vialidad nacional, incluida la construcción del nuevo puente sobre la ruta 7, que llevará aproximadamente medio año.

Desde esa repartición destacaron que es importante la agilidad que ahora hay entre los vehículos; deben circular más lento por esa zona, pero hay un paso continuo, algo que hasta el martes no sucedía, debido a que debían hacer cortes de entre 20 minutos y 1 hora, según el volumen de autos, micros y camiones que se aglutinaban.

Además, se estaban terminando ayer a última hora una serie de mejoras en detalles propios del desvío.

"Estamos terminando de colocar las señalizaciones para que no haya confusiones, pero todo está marchando perfectamente bien" (Miguel Rivas, jefe del 4° distrito de Vialidad nacional).

Más noticias