Mendoza Domingo, 14 de enero de 2018

El ausentismo de los empleados públicos bajó 50% por los controles

Desde Recursos Humanos atribuyen este presente al aumento de las registraciones con relojes biométricos, el mayor seguimiento de las tareas y el fuerte protagonismo de la Junta Médica Laboral

Saber si más de 96.000 empleados estatales asisten a sus trabajos y cumplen su labor no es una tarea simple. Mucho menos cuando en algunas áreas reinó la desidia y no existió -hasta no hace mucho- control alguno, y ni siquiera se sabía cuántos empleados tenían y menos aún qué tarea hacían. Desde Recursos Humanos del Ministerio de Gobierno aseguran que hace dos años sólo estaba registrado el 45% de los trabajadores estatales por reloj o planilla. Del resto no se sabía casi nada. Hoy aquella cifra se duplicó y se registra al 90%. Ese avance, junto con herramientas informáticas de control, hicieron que en dos años el ausentismo disminuyera en promedio 50% en la planta estatal."Cuando llegamos nos encontramos con gente que decía tener acumuladas cuatro licencias ordinarias y no había manera de corroborar si eso era real o no y pretendía tomarse 4 meses de licencia. Otros no tenían DNI o cobraban asignaciones familiares por cierta cantidad de hijos y no había documentación que lo sostuviera. Por tanto el tema del ausentismo o presentismo no se podía medir. Venían y decían 'en tal cartera hay 80% de presentismo', pero eso era de los 5 empleados que tenían registrada la firma, cuando en ese lugar presuntamente trabajaban 10 personas", graficó Érica Rojas, Directora de Recursos Humanos del Ministerio de Gobierno. Ante tamaña falta de información y con la idea de ordenar la planta estatal, entre las primeras medidas que tomó el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo en diciembre del 2015 resaltó el decreto 2701, que obligó a cada jefe de área hacer un relevamiento buscando saber no sólo la cantidad de empleados, sino si tal trabajador cumplía una función real o se había inventado el cargo para algún amigo del poder.

"Esa información nos paró en un lugar más real, pero nos demostró que necesitábamos herramientas tecnológicas que nos ayudaran. Ahí comenzamos a implementar más relojes biométricos, para dejar atrás las arcaicas planillas. Eso mostró que había gente con reiteradas licencias, llegamos a encontrar un certificado de licencia psiquiátrica de alguien que se había sentido mal por tener que marcar el ingreso", contó Rojas.Más control, menos ausentismoLos 60 relojes biométricos que existían hace dos años se incrementaron a 183 en la actualidad y a ese registro se le sumó otras formas de control a través de la web, en donde los empleados debían "loguearse" y a través de eso se hacía un seguimiento de su trabajo. Además se le dio un protagonismo que no tenía a la Junta Médica Laboral, que controla las licencias de toda la planta estatal, excepto la DGE, que tiene un control puntual.Toda esa información se centralizó en Recursos Humanos del Ministerio de Gobierno a través del sistema Meta 4. "Con esos datos que fuimos construyendo vimos que el ausentismo cayó 50% en promedio en toda la planta. Pero en las áreas en las que más se redujo fue justamente en aquellas que más cantidad de empleados tiene como es en Seguridad, en donde se disminuyó un 85%, en la Dirección General de Escuelas, en donde bajó 33% y en Salud se produjo una caída del 18% aproximadamente", precisó Rojas tras comparar los datos de los 5 ministerios, 3 secretarías y 7 entes descentralizados. El caso del policía que volvió a verEn el ministerio de Seguridad hay una frase conocida por todos: "Cuando el comisario no está, la tropa se relaja", eso pareció instalarse puertas adentro de la policía en materia de controles. Los efectivos trabajan 24 horas y descansan 48, tiempo en el que la mayoría trabaja lo que se conoce como cupos de recargo, que son horas extras que cobran prestando servicio de seguridad en otras instituciones o empresas. Eso suele generarles un ingreso que duplica sus sueldos. En febrero del 2017 se estableció que todos podrían sacar sólo dos cupos semanales, y que esa información se cruzaría con la asistencia que hacía a su lugar de trabajo. "La idea era que si estaba enfermo para ir a la comisaría, también lo estaba para los cupos de recargo y por tanto no debería cobrarlos y así lo controlamos. Así surgió un caso emblemático de un policía que no veía desde hacía tres años y tenía licencia por eso y misteriosamente comenzó a ver. Los policías notaron que el que no trabajaba no iba a cobrar", contó Diego Lázaro, director de Administración de Seguridad. Otras de las razones de la caída del ausentismo son la instalación de controles biométricos y la creación del legajo digital. Con este último se puede seguir la carrera de cada uniformado y así surgió que había quienes no habían trabajado durante 731 días a los cuales, la ley así lo establece, se le debe de dar de baja. Así en el 2016 se dio de baja a 80 efectivos. Licencias cortas cayeron 97%En enero de 2016, el entonces ministro de Salud, Rubén Giacchi, firmó una resolución que establecía que los empleados podían tomarse los 6 días anuales que venían tomándose por razones particulares, pero que quien lo hiciese no cobraría el presentismo, como se hacía antes."Había empleados que llegaban a fin de año sin tomar esos días y como sabían que no necesitaban razones para hacerlo se los tomaban todos juntos, total no perdían nada. Eso cambió y se notó de 1.400 días que se tomaron en el 2015 bajaron a 46 en 2016 y a 29 en 2017. Eso impactó mucho en el ausentismo que teníamos", analizó el subsecretario Oscar Sagás.Acá también se notó el trabajo de la Junta Médica Laboral. "Había poco control en los excesos. Dimos con personas que llevaban dos años con certificados de psiquiatría y no se había tomado ninguna decisión, ni gestionarle el certificado de incapacidad, ni suspenderle el sueldo", acotó Sagás. Las consecuencias del ítem AulaEl resistido ítem Aula que se implementó en marzo del 2016, y que entre otros cambios contempla sólo 3 inasistencias justificadas por mes y no acumulables, más al sistema Gestión Educativa Mendoza -se cargan on line las planillas de asistencia- dicen, desde la Dirección General de Escuelas, provocaron la caída del ausentismo docente. "El ítem aula no sólo hizo que bajara el ausentismo sobre todo de licencias cortas, sino que también hizo que bajara la cantidad de días perdidos de clase. Eso y el funcionamiento aceitado del GEM, en donde no se puede corregir las planillas de asistencia de manera manual como se hacían con las de papel, nos llevan a esta caída del ausentismo", aseguró Gabriel Sciola, Director General de Administración de la Dirección General de Escuelas. En la DGE por ejemplo, comparando las licencias que se tomaban en junio, históricamente el mes de más licencias, se nota esta caída. En junio del 2015 fueron 12.175, mientras que en junio del 2016 (ya con el ítem aula vigente) cayeron a 7.370 y en junio último fueron 7.419.Las licencias más extrañasUno de los pilares del actual control del ausentismo es sin dudas la Junta Médica Laboral. Si bien existió siempre, en estos dos años ha recobrado un rol fundamental sobretodo a la hora de constatar certificados de licencias prolongadas o certificados reiterados.Así en el edificio del Coni, en Godoy Cruz y España de Mendoza capital, se acumularon miles de esos certificados y varios de ellos fueron rebatidos. "No sólo detectamos certificados que no eran reales, hubo quien tenía un certificado de licencia psiquiátrica porque se sentía mal por tener que marcar el ingreso en un control biométrico, sino que también descubrimos certificados de psiquiatría, gastroenteritis y lo que se te ocurriera emitidos por el mismo médico. Eso se derivó a Legales", contó Érica Rojas, directora de Recursos Humanos del Ministerio de Gobierno.