Mendoza Domingo, 6 de mayo de 2018

Dura editorial de La Nación con el gobierno de Mendoza

Tuvo un durísimo cuestionamiento hacia el gobierno de Mendoza en general y a la figura del gobernador Alfredo Cornejo en particular.

Alfredo Cornejo y Laura Montero. Foto: Horacio Altamirano / Diario UNO. 

En su editorial de este domingo, el Diario La Nación tuvo un durísimo cuestionamiento hacia el gobierno de Mendoza en general y a la figura del gobernador Alfredo Cornejo en particular.

Se titula "avance sobre las instituciones en Mendoza" y apunta específicamente a la reforma de la Constitución de Mendoza.

A continuación la editorial completa que tuvo frases como que en Mendoza siempre se han evitado los "feudos, o regímenes dinásticos", que "el gobernador está empeñado en incrementar el número de miembros de la Corte Suprema" y también que "Mendoza ha sido y aún es un ejemplo entre las provincias argentinas".

El texto completo

"En reiteradas oportunidades nos hemos referido con elogios a la institucionalidad en la provincia de Mendoza, cuyo pilar es la sabia Constitución de 1916. Allí, los mendocinos resolvieron evitar los gobiernos feudales, que son una lamentable realidad en otras provincias, que tienen en San Luis, Santiago del Estero y Formosa a tres de sus peores exponentes.

Para asegurar la institucionalidad, la Constitución de 1916 no solo prohíbe sabiamente la reelección inmediata del gobernador y del vicegobernador sino que, además, veta la posibilidad de que en forma inmediata el gobernador sea elegido senador nacional, y excluye a los familiares cercanos de ser postulados.

No hay posibilidad en Mendoza de establecer regímenes dinásticos, propios de las monarquías y no de las repúblicas, donde se suceden en el gobierno esposas, hermanos o hijos, como las lamentables experiencias de los Juárez, los Zamora o los Saadi, que convierten a las provincias en feudos al servicio de sus intereses familiares.

Hemos ponderado en sendos editoriales medidas del actual gobernador de Mendoza, como han sido la disminución de la planta de personal, aunque mucho queda por hacer. También nos hemos referido, congratulándonos, de los avances notables en relación con la reducción del ausentismo docente, reducido a la tercera parte.

Sin embargo, nos preocupan tendencias autoritarias del gobierno, que van desde la injerencia en la vida interna de los partidos que integran el frente gobernante en la provincia como los intentos de reformar la Constitución para incluir la reelección del gobernador, que de lograrse concluiría con la tradición republicana mendocina, que ha evitado el caudillismo propio de sociedades inmersas en el atraso y la pobreza.

Pero, además, el gobernador Alfredo Cornejo está empeñado en incrementar el número de miembros de la Corte Suprema de la provincia con la sospecha de que busca contar con un tribunal adicto. No han sido felices las designaciones en el alto tribunal durante el gobierno peronista anterior, que dejó a la provincia en una profunda crisis, pero los males no se solucionan agravándolos o incurriendo en los mismos desmanes que el gobierno anterior.

Mendoza ha sido y aún es un ejemplo entre las provincias argentinas. Hacemos votos para que evite caer en las ciénagas en que se debate la política de muchos distritos de nuestro país, donde la división de poderes del régimen republicano federal es una ficción y lo único que cuenta son los intereses de las oligarquías gobernantes que se aprovechan de la falta de educación, de la pobreza y de las necesidades de supervivencia de parte de sus pobladores mediante un clientelismo tan aberrante como indigno".

En la página del diario porteño

Dejanos tu comentario