Mendoza Lunes, 13 de agosto de 2018

Con su proyecto buscan reutilizar las aguas grises

La iniciativa que presentó un grupo de jóvenes en el Concejo de Godoy Cruz busca hacerle frente a la crisis hídrica.

La crisis hídrica es un grave problema que afronta la sociedad actual, lo que obliga a cuidar y hacer un uso racional del agua. La próxima colocación de medidores puede contribuir a que el derroche de este líquido vital sea menor, y así valorar cada gota que se pierde. Y con ese fin, un grupo de jóvenes presentó en el Concejo Deliberante de Godoy Cruz el proyecto de aguas grises, que consiste en la reutilización de todos esos líquidos que se desechan por la ducha, el lavamanos, la cocina y por el desagote del lavarropas.

La idea, presentada en el Programa Voluntariado Legislativo 2018, tiene como objetivo aprovechar esa agua a través del riego.

"Encaramos el proyecto sabiendo de la problemática que tenemos por la falta de agua, sobre todo en Mendoza, que es una zona desértica", comentó Mauricio Albornoz Rosales, uno de los integrantes del equipo, sobre el motivo que los llevó a trabajar en este proyecto.

En cuanto a la implementación, hoy la instalación de sanitarios y los desagües de las cocinas se hacen por un caño unificado que va a las cloacas. Pero lo que plantean con este sistema es hacer una instalación para las aguas negras (las de inodoro), que no se pueden reutilizar y seguirán yendo a la red cloacal y otra para las aguas grises exclusivamente, que una vez tratadas puedan ser reutilizadas para cultivos específicos, como la agricultura orgánica o en huertas orgánicas domiciliarias, pero preferentemente para riego.

Esta agua iría a un biodigestor, que es un gran recipiente que trabaja de diferentes maneras. Algunos con filtros de distintos materiales y otros con los filtros de gravedad. O sea que una parte precipita y otras decanta. Toda esta instalación es subterránea.

"Hace poco se anunció que se colocarán medidores para el consumo del agua, entonces tarde o temprano la gente va a tratar de ahorrar y esta es una buena alternativa para lograrlo, reutilizando el agua que se desecha", agregó Mauricio.

Cuando surgen proyectos de este tipo, apuntados a la concientización ecológica o al cuidado del medio ambiente, es clave que la gente también asuma el compromiso y trate de implementarlos. En ese sentido, agregó que confía en que pueda ser recibido por la sociedad. "Le tengo mucha fe y para mí va a ser algo como el de los calefones o paneles solares. Si no se aprueba este año será el que viene y si no es en este municipio será en otro, porque es una problemática que tarde o temprano les llega a todos y es la única alternativa que por lo menos se ha planteado actualmente", manifestó Mauricio Albornoz Rosales, quien es estudiante de inglés.

El proyecto se materializa como una ordenanza, y de sea manera empieza a regir en el ámbito municipal. Entonces aquella persona que vaya a construir y quiera tener este sistema, o incluso implementarlo a una edificación existente, debe presentar el proyecto y así puede obtener la aprobación municipal para realizar la obra de reutilización de aguas grises.

Este grupo de jóvenes se formó en los encuentros del voluntariado, donde los chicos se fueron agrupando con las temáticas y los conocimientos más afines.

Es bastante heterogéneo, ya que hay estudiantes de distintas carreras, artistas y abogados, pero todo con una misma finalidad: la de cuidar el medio ambiente y sobre todo el agua.

El programa y los pasos a seguir

Los jóvenes de este grupo desarrollan el proyecto y cuando finalizan el voluntariado salen con un certificado y un número de expediente del proyecto presentado, es decir que ya toma estado parlamentario.

"Una vez que ingresa en el cuerpo legislativo lo analizan las comisiones, eso en función de los tiempos políticos que los concejos tienen. Como Godoy Cruz tiene un compromiso importante en lo que es el cuidado del medio ambiente, calculo que puede salir aprobado a principio del año que viene", explicó Agustín Boato, uno de los coordinadores del Programa Voluntariado Legislativo, que en Mendoza se viene haciendo desde 2012 y que también alcanza a otros departamentos.

En el 2016 se extendió a Godoy Cruz, donde quedó institucionalizado en el Concejo Deliberante, y después llegó a Tunuyán y Luján y este año habrá experiencias en Rivadavia y Malargüe, todo en el contexto de una marca que es Mendoza Voluntaria.