Mendoza Viernes, 5 de octubre de 2018

Con reparos, la Iglesia avaló que se enseñe el uso del preservativo

Lo dijo el vocero del Arzobispado de Mendoza, Marcelo De Benedectis. Ratificó, además, el contenido del comunicado de la Conferencia Episcopal "Sí a la educación sexual".

Por Marisol Benegas

De Canal 7

Doce años después de la sanción de la Ley 26.150 de Educación Sexual Integral, la Iglesia se manifestó a favor de esta medida e incluso avaló la enseñanza sobre el uso del preservativo en las escuelas, aunque con "reparos".

Así lo manifestó el vocero del Arzobispado de Mendoza, el sacerdote Marcelo De Benedectis, aunque con algunos reparos: que se dé en el marco de una mirada que contemple a la persona "en su totalidad y no sólo en su aspecto reproductivo".

"Nosotros decimos sí a la educación sexual, pero que mire a la persona en su totalidad y no sólo en su aspecto reproductivo. Hay que tener en cuenta lo emotivo, lo relacional, para que se le permita a los jóvenes su crecimiento armonioso", destacó De Benedectis a Canal 7. Bajo esa mirada, el religioso insistió en que la educación sexual integral debe contemplar todos los aspectos, "como el amor".

Consultado específicamente sobre la enseñanza de la utilización del preservativo en las escuelas, el sacerdote asintió, aunque destacó que esto debe transmitirse a los estudiantes "en el amplio marco de la personalidad humana" y que "no se enseñe de manera absoluta". "No se debe dar una visión reductiva, sino integrada con lo afectivo y los sentimientos. Que se respete la belleza del amor", agregó.

Si bien De Benedectis ratificó el contenido del comunicado de la Conferencia Episcopal que se dio a conocer esta semana, manifestó que en relación a la educación sexual "tenemos que caminar juntos, que la escuela respete el ideario propio de la familia, que acompañe y complete". En esa línea, evaluó que "no puede haber disfunción entre lo que enseña la familia y lo que educa la escuela".

Por otra parte, el vocero del Arzobispado de Mendoza destacó que la educación sexual integral puede prevenir embarazos adolescentes, "vidas no queridas", violencia sexual y abusos.