Mendoza Domingo, 14 de octubre de 2018

Cinco mujeres tienen más de 100 perros en adopción

Son las integrantes de la ONG Sus Patas en Nuestras Manos, de San Martín, que no recibe subsidios. La única manera de controlar la reproducción es con una castración masiva.

A pesar de que el nuevo Código de Faltas de Mendoza pena con multas económicas, días de cárcel o trabajo comunitario, la cantidad de perros abandonados en las calles sigue creciendo. En San Martín, la ONG Sus patas en nuestras manos trabaja a destajo recogiendo animales callejeros y entre sus cinco integrantes tienen a más de 20 cada una en tránsito, esperando para que alguien los adopte.

Cinco mujeres conforman la ONG, que además de levantar perritos callejeros, alimentan a otros tantos en puestos fijos y distintos barrios del departamento. En general son solo canes, pero también dan de comer y levantan gatos, aunque explicaron que son más fáciles de dar en adopción por lo que los tienen menos tiempo.

En cuanto a los perros que las mujeres tienen en tránsito, se encargan primero de castrarlos, desparacitarlos y vacunarlos, además de operarlos en caso de que hayan sido víctimas de maltrato o algún accidente y así lo requieran.

"Es difícil, salen pocos animales en adopción porque falta educación, las personas prefieren elegirlos y comprarlos. Nosotras hacemos tareas comunitarias en las escuelas, donde damos charlas sobre maltrato animal, adopción y cuidados, pedimos que lleven alguna donación de alimentos para los animalitos y llevamos perritos para que los vean", explicó la reconocida médica patóloga mendocina Paula Valdemoros, que además es miembro de la ONG.

En este momento, Paula tiene 32 perros en tránsito, y sus compañeras más de 20 cada una. Es decir que entre las cinco superan los 100 canes esperando para ser adoptados.

"Tenemos muchos animales porque generalmente los buscamos en basurales o barrios marginales donde está la mamá con los cachorritos que tiraron, o en el Parque Agnesi que saben que vamos, tiran cajas con 6 u 8 cachorros. Perros en la calle hay todos los días y en situaciones calamitosas", lamentó Valdemoros.

El presupuesto, un problema

La ONG no recibe subsidios, por lo que todo lo que hacen por los animales sale de los bolsillos de las mujeres que la integran.

Los pocos alimentos que consiguen por donación los usan para alimentar a los perros callejeros, pero no para los que tienen en tránsito, porque no les alcanza. En cuanto al dinero que puedan recibir por donaciones, lo ocupan para pagarle a las tres veterinarias donde llevan a los perritos si necesitan ser atendidos.

Un panorama poco alentador

A pesar de que según Valdemoros en San Martín el sistema de castración público funciona bien, lo cierto es que no ocurre así en todas las comunas y, además, con lo que hay actualmente no dan abasto para solucionar la problemática de los perros callejeros.

"Lo primero que hay que hacer es una castración masiva. Por ahí ponen demasiado trámite administrativo para llevar a castrar a un animal. Te dan turno con anticipación para dentro de un mes, entonces la gente se olvida, no va, o el perro se pierde. Tendría que ser algo más expeditivo, más rápido", explicó la mujer.

Denuncias y concientización

Las mujeres que forman parte de Sus patas en nuestras manos realizan distintos tipos de actividades para concientizar sobre el cuidado de las mascotas. Sin embargo, cuentan que muchas veces se encuentran con personas que no entran en razón y la única manera de hacerlos cambiar de actitud es a través de denuncias o amenazas de escraches públicos.

"Este año tuvimos tres fallos a favor de la ONG, donde fuimos beneficiarios de las multas que se le pusieron a personas que maltrataban a sus animales. La sanción consiste en donar bolsas de alimento durante un año a la ONG", añadió Valdemoros.

Por último, lamentó las demoras que tienen que afrontar cada vez que realizan una denuncia. "De a poco se va agilizando, pero el problema es que se hace una denuncia y pasa mucho tiempo hasta que ocurre algo. Cuando hay una denuncia por maltrato hay que rescatar al animal de inmediato, entonces dependés de que el fiscal de turno sea más perrero", cerró.

Más noticias