Mendoza Jueves, 26 de abril de 2018

Bajan las temperaturas pero aclaran que no se trata de una ola de frío

El termómetro marcará un descenso que, sin embargo, todavía estará por encima de los valores normales esperados para esta época.

El veranito extendido que se dio en abril está llegando a su fin según los distintos pronósticos pero, aunque las temperaturas bajarán, todavía seguirán siendo más altas de lo normal para la época. Se estima que desaparecerán los días en que habrá máximas más parecidas a una primavera que a un otoño. De precipitaciones, poco y nada.

Ignacio López Amorín, meteorólogo difusor del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), dijo que desde este viernes habrá un descenso de temperatura aunque enfatizó que eso no significa que va a hacer frío. "Tanto sábado como domingo habrá buen tiempo, con máximas alrededor de 20°. El lunes para el Sur de la provincia se podrían esperar algunos chaparrones, tiempo inestable, más nubosidad", adelantó el especialista.

Juan Rivera, investigador del Programa Regional de Meteorología del Ianigla, afirmó sin dudarlo que el Día del Trabajador se podrá comer el clásico locro con total tranquilidad.

"La variación más notoria para los próximos días va a estar en la mínima, podrían llegar a menos de 10° tanto sábado como domingo, pero repunta rápidamente y volvemos a valores normales", estimó el especialista y dijo que las temperaturas serán entre uno y dos grados por encima de los promedios pero que esto "va a ser imperceptible".

Para alta montaña la situación es complicada. "No hay ninguna perspectiva de precipitación en Cordillera y el trimestre invernal va a estar con déficit en nevadas", contó Rivera sobre lo que podría ser un invierno similar al del año pasado, con pocas precipitaciones y hacia fines del invierno.

Amorín explicó que rige una alerta por vientos fuertes para el viernes, en este caso viento Zonda, en alta montaña que puede dejar ráfagas de hasta 110km/h.

¿El abril más caluroso?

Todo parece indicar que este mes será el más cálido de los últimos 60 años en todo el país y esto ya había sido anticipado en cierta medida en el pronóstico trimestral que emite el SMN en el que habían indicado un otoño caluroso y seco.

"Esta situación se debe a varios fenómenos. No pasaron frentes fríos típicos de abril, que traen masas de aire frío, no se vio una circulación del aire que favorezca a temperaturas normales para el mes, hubo altas presiones en Uruguay y el Litoral que favorecen el viento norte y eso dejó temperaturas altas. Había una señal de que esto podía pasar, en Mendoza esa probabilidad continúa hasta junio", explicó Amorín.

Aclaró que no necesariamente porque ahora hace calor, eso significa que va a continuar. "Hay que ir siguiendo los distintos fenómenos de menores escalas porque estamos en neutralidad y eso hace más impredecible el pronóstico porque se pierde la señal de un fenómeno de escala global y hay que seguir oscilaciones intraestacionales y pronósticos a 15 días", comentó.