Mendoza Miércoles, 6 de junio de 2018

Alumnos de una misma escuela reciben clases en cinco edificios diferentes

Son del colegio Neuquén, de Orfila, límite entre San Martín y Junín. Están repartidos en una iglesia católica, una evangélica y 3 establecimientos especiales. En julio reabrirán la sede propia

Escuela primaria, justo en el límite entre San Martín y Junín. Una parte de los alumnos cursa en una iglesia católica, otra parte en un templo evangélico y el resto se divide en tres escuelas de educación especial.

Es la escuela Neuquén, de Orfila. En setiembre cumplirá 100 años y en enero el edificio debió entrar en obra, porque el techo colapsó. Ahora los 309 alumnos, 13 de ellos especiales, reciben clases en dos iglesias y tres escuelas de la zona, hasta que se completen las obras. Estiman que los chicos podrán regresar al edificio después de las vacaciones de invierno.

La Escuela 1-165 Neuquén fue fundada en setiembre de 1918. Está a metros del histórico molino harinero de Orfila y junto al Canal de la Patria, que el mismo Libertador mandó construir.

Es zona rural, pero cerca de los barrios del Sur de la ciudad cabecera de San Martín, ya limitando con Junín.

El edificio necesitaba desde hace tiempo una reparación profunda, especialmente de su cubierta, que tenía serias filtraciones. Las obras comenzaron en enero, pensándose que había que remplazar las tejas por chapas, pero cuando se inició el trabajo todo el techo cedió y se derrumbó.

Esto hizo que se debieran reformular los trabajos y la obra, que ahora tiene un presupuesto de casi $6.000.000 y un plazo de ejecución de 150 días.

Cuando los alumnos iniciaron las clases, debieron improvisarse soluciones. Una parte de los chicos comenzó a cursar en dos salas de la parroquia católica San Cayetano, esa adonde se congregan multitudes cada 7 de agosto. Otra parte fue a una iglesia evangélica ubicada en un barrio cercano a la escuela.

Dejanos tu comentario