Mendocinos Domingo, 16 de septiembre de 2018

Belén, la primera mujer que preside el Club de Gimnasia

Está al frente de la institución de calle Gutiérrez, que en 125 años de historia siempre tuvo a hombres al mando

En el Club de Gimnasia y Esgrima de Mendoza, una institución centenaria de la provincia con 125 años de antigüedad (no tiene relación con el Gimnasia del Parque), se está produciendo un hecho histórico. Por primera vez, y por los próximos dos años, una mujer será la presidenta.

Se trata de Belén Fossati (33), una joven profesora de Educación Física que desde los 17 años es socia del club ubicado en la calle Gutiérrez de Ciudad, donde forma parte del equipo de natación.

"Cuando se planteó esto pensé que iba a ser difícil porque hay socios cuyos abuelos fueron fundadores en la época en la que las mujeres no podían entrar porque era sólo para varones. Es un club grande que funciona todos los días pero estoy tranquila porque de la comisión tengo pleno apoyo", expresó Fossati sobre la particularidad de ser la primera mujer en manejar los hilos de la institución.

La asunción de Belén, junto con su vicepresidente Ernesto, se hizo oficial el 4 de septiembre en la asamblea general anual donde se presentó el balance y se renovaron las autoridades. De todas formas, ambos ya venían trabajando desde hacía un tiempo junto con la comisión y en los últimos meses intensificaron la comunicación con los socios para que los empezaran a conocer.

"Trabajamos un tiempo en el que me fui interiorizando de lo que es más político del club, la interna y lo burocrático. Al ser socia, conocía lo social y las actividades, pero no lo interno", agregó Belén.

Mejorar la comunicación

Fossati reconoció que la situación administrativa y estructural del club es ideal producto de una gran labor de la anterior comisión, que trabajó durante los últimos 25 años y logró ponerlo en pie desde el punto de vista económico y social.

"El club estaba pasando un momento difícil. En esa época tenía apenas 260 socios, y entre un grupo de amigos decidieron poner manos a la obra para no perderlo. En este tiempo, con distintas estrategias, lo fueron sacando adelante y hoy por hoy contamos con 2.800 socios activos", dijo la presidenta.

Teniendo en cuenta el buen funcionamiento administrativo, la nueva conducción considera que el aspecto a mejorar es el comunicativo, en lo que tiene que ver con el diálogo directo con los socios. En ese sentido se encaró el trabajo previo a la asunción, con reuniones individuales con los referentes o profesores de las distintas actividades, donde recogieron las sugerencias sobre posibles mejoras.

"La idea es empezar a sacar el club afuera, que la gente lo conozca y valoricemos la historia que tiene 125 años y es impresionante", añadió Fossati.

Respetar la esencia

Uno de los principales pedidos que recibió la fórmula presidencial de parte de los socios fue mantener y respetar los símbolos históricos.

"Los dos tenemos clarísimo que hay factores edilicios que no vamos a modificar porque representan la esencia del club. Queremos que la institución tenga y mantenga su identidad. La historia del club atraviesa la historia de la provincia y queremos que todos lo conozcan", afirmó.

De todas maneras, ya están pensando en algunas mejoras sobre todo para la zona del patio y los balcones que rodean la pileta, con el objetivo de mejorar la comodidad de los socios. Además, pintarán algunos sectores y buscarán refuncionalizar otros, como las salidas a las calles Necochea y Patricias Mendocinas.

Mantener la masa societaria

El club cuenta actualmente con 2.800 socios, de los cuales la gran mayoría son personas de entre 30 y 55 años. La idea para los próximos dos años es mantener esa cantidad y no aumentarla, con el objetivo puntual de mejorarles la calidad actual a los que ya forman parte de la institución.

"Al estar en el medio del centro y tener esas edades, es un club donde la gente viene, hace su actividad y se va. Lo que queremos es que sea un lugar de encuentro, no porque lo que pase ahora sea malo, sino para mejorarlo. El que quiera venir, hacer su deporte e irse podrá hacerlo, pero queremos darles la posibilidad de que se queden un tiempo más aquí", reflexionó la presidenta.