El humor de Kappel.

La inflación en todos lados