Justicia Federal

Volvieron a condenar a la Cappano, una mujer que captaba a menores para prostituirlas

Sara Elena Valdéz (33) fue sentenciada a diez años de prisión por trata de personas agravado, mismo delito por el que ya estaba cumpliendo una pena de 11 años de cárcel. El relato de la víctima fue clave durante el juicio

Aprovechaba que eran menores de edad en situaciones vulnerables, les ofrecía su amistad pero las terminaba explotando sexualmente. La Capanno, tal como apodaban a una proxeneta de Guaymallén, volvió a ser condenada a una dura pena en el marco de una investigación por trata de personas. El relato de la víctima, que tenía 15 años cuando fue captada y logró escapar de la situación, fue clave durante el juicio.

Sara Elena Valdéz tiene 33 años. En la zona de El Sauce, en Guaymallén, era conocida como la Capanno, mismo apodo que recibían algunos de sus familiares en esa localidad donde son tristemente célebres por cometer distintos tipos de delitos. Dentro de sus antecedentes, una investigación por trata de personas es sin lugar a dudas, el más grave de los expedientes que los ha investigado.

Sara Valdéz junto a su madre Susana López Valdéz (67) fueron apuntadas por un llamado anónimo que efectuó una menor de 17 años a mediados de 2012. La investigación reconstruyó que ambas captaban a menores de edad para prostituirlas de distintas maneras. Las víctimas eran ofrecidas en la vía pública en la Cuarta Sección o las llevaban a las cárceles mendocinas, donde ingresaban con documentos falsos y las obligaban a brindar servicios sexuales a los presos. Además, las utilizaban como mulas para ingresar droga a los penales.

Tribunales Federales.jpg
El juez federal Walter Bento será juzgado en 2023 por delitos de corrupción.

El juez federal Walter Bento será juzgado en 2023 por delitos de corrupción.

En 2015 fueron juzgadas y recibieron una pena de 12 años en el caso de la progenitora y de 11 años para Sara Valdéz. Esta última quedó en prisión domiciliaria por motivos de salud, pero ese beneficio fue revocado meses después. Ese primer juicio esclareció la situación de tres víctimas de trata de personas, aunque hubo otras dos adolescentes que no lograron ser identificadas en el expediente. Pero todo cambiaría en 2018.

El segundo juicio

El 19 de diciembre de 2018, una mujer llamó al número 145, que pertenece al Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata. En sintonía al caso anterior, la víctima relató que en 2010 tenía 15 años, fue acogida por los Cappano y estuvo varios meses captada siendo obligada a ejercer la prostitución.

En su relato, la víctima explicó que no tenía red de contención familiar ya que su padre la había abandonado y su madre era depresiva. Así fue que nació la amistad son Sara Valdéz, quien le ofreció ayuda porque "estaba muy sola". La "ayuda" fue llevarla a una casa de su familia ubicada en calle Alfonso X, donde la sumergieron en el mundo de la cocaína y la prostitución.

La mujer relató que Sara Valdéz la llevaba de lunes a sábado, entre las 18 y la medianoche, a la Cuarta Sección donde ofrecía sus servicios sexuales. La proxeneta cobraba aproximadamente 300 pesos el "pase", dinero del cual la víctima no veía un sólo centavo. Si se negaba a prostituirse, terminaba siendo golpeada y amenazada.

► TE PUEDE INTERESAR: Video: sillazos, golpes y reclamos tras una pelea en la Arístides Villanueva

Debido a su vulnerabilidad y a otras situaciones, como una en la cual pidió ayuda a policías pero los efectivos le solicitaron un servicio sexual a cambio, hicieron que no se animara a denunciar el calvario que estaba viviendo. Todo terminó meses después, cuando comenzó a disminuir el consumo de cocaína y terminó escapando a la casa de un familiar ubicado en El Algarrobal. La víctima formó una nueva relación, tuvo hijos y finalmente se animó a llamar al 145 para denunciar lo que había vivido años atrás.

Si bien Susana López está mencionada en el expediente actualmente se encuentra prófuga. Pero su hija Sara Valdéz volvió a ser imputada por trata de personas agravado por ser la víctima menor de edad, fue juzgada y el lunes pasado fue condenada a 10 años de prisión. La jueza María Paula Marisi también ordenó el decomiso de la propiedad ubicada en calle Alfonso X que era utilizada por las proxenetas.

► TE PUEDE INTERESAR: Detuvieron a un barrabrava de Independiente Rivadavia en una causa por narcotráfico