Diario Uno > Judiciales > Abusador serial

Va a juicio o zafa de todo la presunta cómplice de un abusador serial

Se definirá si una docente particular del barrio Unimev responderá en un juicio como cómplice de su marido, condenado como abusador serial de sus alumnas

Roxana Edith Donoso se jugó sus últimas balas. La mujer, quien fuera docente particular en su domicilio ubicado en el barrio Unimev, intentará zafar del juicio que definirá si era cómplice de su marido, un abusador serial de las alumnas que acudían al lugar.

Este martes se realizó una audiencia judicial. Una de las últimas en la investigación primaria por el abuso sexual en Guaymallén. La cumbre fue solicitada por el abogado defensor Gustavo Ruggero quien se opuso a la elevación a juicio del expediente que días atrás requirió el fiscal de Delitos Sexuales Darío Nora.

Te puede interesar...

Según trascendió, el argumento se basa en una pericia que se le realizó a la víctima, una menor de edad. La defensa sostiene que la mujer debe ser sobreseída por el caso de abuso sexual en Guaymallén.

La jueza María Alejandra Mauricio estableció un cuarto intermedio para analizar el expediente y resolver si Roxana Donoso queda desvinculada del caso o, por el contrario, debe sentarse en el banquillo de acusados para que se defina si es culpable o no.

Abusador serial

Jorge Elías Ramón Caligiuri (69) fue acusado en marzo de 2016, porque los padres de unas mellizas de 9 años descubrieron que sus hijas habían sufrido abusos cuando tomaban clases particulares en la casa del hombre, en el barrio Unimev. Tras esta presentación judicial, dos semanas después se sumó una tercera víctima, de 10 años, quien también acudía a clases en ese lugar.

En la causa por el abuso sexual en Guaymallén consta que en realidad la docente era la esposa de Ramón, pero este último solía ayudarla a dar clases debido a la cantidad de niños y jóvenes que asistían al domicilio.

El hombre fue condenado a 18 años de cárcel por los tres primeros hechos y la sentencia fue confirmada por la Suprema Corte de Justicia.

Mientras era juzgado, surgió una denuncia de una cuarta víctima. En este último caso, la Fiscalía sostiene que la mujer actuó como entregadora porque le dijo a la víctima que fuera al primer piso, donde finalmente habría sido abusada.