Un hombre de origen senegalés logró viajar a Mendoza para enfrentar un juicio por una causa de abuso sexual en San Martín, donde terminó demostrando su inocencia.

El sujeto de 36 años -se reserva su identidad- fue absuelto por el juez Federico Rapacioli en los últimos días del 2020, previo enfrentar un juicio donde se fueron cayendo las principales pruebas en su contra. Tal es así que el propio fiscal del caso, Gustavo Jadur, decidió retirar la acusación durante el debate.

El africano debió esperar varios meses para terminar de demostrar su inocencia. Estaba previsto que el juicio comenzara en agosto pasado pero el entonces sospechoso se encontraba en Senegal. Había regresado a su país natal con una autorización judicial y cuando quiso regresar se encontró con las fronteras cerradas por la pandemia del coronavirus.

Se intentó llevar adelante el debate mediante videoconferencia pero hubo problemas de conexión que también lo fraguaron. Finalmente logró regresar a Mendoza en las últimas semanas del año y se puso fecha al juicio.

El hecho se ventiló en los tribunales de San Martín. Foto: Horacio Rodríguez / Diario UNO

Su historia

El senegalés se encontraba viviendo en Argentina desde mediados de 2006. Primero pasó por Buenos Aires y luego se radicó en el departamento de San Martín, donde comenzó como vendedor ambulante y con el paso de los años logró montar un negocio. Pero a mediados de 2017, su realidad cambió.

Una amiga del hombre radicó una denuncia donde manifestó que, palabras más palabras menos, había sido tocada en sus partes íntimas cuando circulaban juntos en un vehículo. Se inició un expediente donde terminó imputado por abuso sexual simple.

Al no tener antecedentes penales y tratarse de un delito excarcelable, ya que el Código Penal prevé una pena de 6 meses a 4 años, el sospechoso quedó en libertad sujeto a ciertas normas de conducta, que respetó durante todo el proceso, según detallaron fuentes judiciales.

Temas relacionados: