Gustavo Estrella, el primer juez de Mendoza que fue destituido por violencia de género, acudió a la Suprema Corte de Justicia de Mendoza para apelar el fallo del Jury de Enjuiciamiento que lo sacó del cargo en 2018.

Por estas horas, en la Sala I del máximo tribunal se tramita un recurso extraordinario provincial presentado por el ex magistrado, quien cumplió funciones en la Séptima Cámara del Trabajo hasta que el Jury lo echó.

Integran la Sala I de la Corte los supremos Pedro Llorente, Teresa Day y Julio Gómez.

Pedro llorente
Pedro Llorente, ministro de la Suprema Corte de Justicia.

Pedro Llorente, ministro de la Suprema Corte de Justicia.

Estrella, de 58 años, fue despedido el 17 de diciembre de 2018 cuando el Jury de Enjuiciamiento halló motivos suficientes para destituirlo tras el proceso que comenzó con la denuncia por violencia de género que hizo la pareja, María Ortiz.

La decisión del cuerpo que integran jueces de la Corte y diputados provinciales fue unánime. Al cierre de la pesquisa penal, a Estrella se lo encontró responsable de los ataques a la mujer por autoría.

Pero no se lo condenó a la cárcel: se le concedió el beneficio de la suspensión de juicio a prueba. Debe cumplir las reglas de conducta impuestas por el tribunal porque de no hacerlo o caer en infracción determinará que vaya a la Penitenciaría.

El caso

Estrella fue denunciado en 2014 y destituido cuatro años más tarde por el Jury de Enjuiciamiento. Su salida del Poder Judicial fue solicitada por la Procuración General de la Corte, que en este tipo de procesos cumple el rol de fiscal.

El fallo fue histórico porque fue la primera vez que un juez fue echado por violencia de género. Su defensa técnica apuntó a que fuera considerado inhábil desde lo físico y emocional.

Estrella no estuvo presente durante el juicio de destitución por razones de salud invocadas por el letrado, y a continuación declaró que ese proceso era inconstitucional por ausencia del imputado.