Un caso más de violencia de género. Uno de los tantos que se suman a la lista de víctimas en todo el país. Pero en este hecho, el agresor de 20 años no logró concretar el femicidio. El joven de Luján de Cuyo recibió una dura pena en la jornada de este jueves.

Brian Ludueña, o el Tirry, tal como lo conocen, estaba acorralado por las pruebas. Tal es así que admitió haber intentado cometer el femicidio de quien fuera su novia, una chica de 16 años. Su abogado pactó una pena con el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello.

Te puede interesar...

Este jueves, el joven fue condenado a 11 años de prisión por dos delitos: tentativa de homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género, y violar la cuarentena.

Como la investigación penal se terminó resolviendo en un juicio abreviado -el cual fue avalado por el juez Luis Correa Llano-, la sentencia quedó firme y Brian Ludueña no podrá apelar la decisión judicial.

Casi femicidio

El ataque ocurrió en las primeras horas del 19 de abril pasado cuando ambos jóvenes, que solían ser pareja, protagonizaron una discusión. Tras esto, Brian Ludueña llevó a la víctima hasta un descampado donde la golpeó hasta dejarla en el suelo.

Lejos de conformarse, tomó una piedra de gran tamaño y se la arrojó en la cabeza. El Tirry llevó a su expareja hasta la casa de su familia. En un principio dijo que habían atropellado a la joven, pero ante su poco creíble versión fue reducido por los propios vecinos de Perdriel.

La víctima de violencia de género sufrió hundimiento de cráneo y estuvo internada en terapia intensiva durante varios días.

Según denunció el padre de la víctima en las redes sociales, tras el crimen en Luján de Cuyo el supuesto agresor le continúa hostigando a su hija enviando mensajes y fotos con otros presos.