Otra vez una negativa. La segunda. El matrimonio de Lavalle que está imputado por corrupción de menores, acusados de hacer que sus hijos los imiten teniendo relaciones sexuales, continuará detenido. Sin embargo, en las próximas semanas se realizará una prueba clave en la causa.

La jueza Miriam Núñez rechazó los planteos que realizaron los abogados de los dos sospechosos, quienes pedían la libertad o la prisión domiciliaria ante la falta de pruebas para sostener la acusación. Lógicamente, el fiscal de Delitos Sexuales Darío Nora se opuso.

Te puede interesar...

De esta forma, el hombre y la mujer continuarán detenidos aunque la situación se aclarará en las próximas semanas con una evidencia fundamental. La hija del matrimonio de Lavalle, que hoy tiene 10 años, brindará una segunda declaración en cámara Gesell. En la primera que realizó no hizo referencia a los hechos de corrupción de menores.

Hoy por hoy, las principales armas para detener a la pareja son los testimonios de una trabajadora social, dos psicólogas y la tía, quienes afirmaron que los pequeños les confesaron los actos a los que eran sometidos. Ahora se definirá si eso esta acompañado por el relato de una de las víctimas o no.

Corrupción de menores

El expediente se inició en septiembre de 2018 cuando una docente de Lavalle hizo una denuncia tras ver a una madre que golpeaba a su hija de 8 años en la puerta del colegio.

Ella y su hermanito, de 7 años, comenzaron a ser tratados dentro del Programa Provincial de Prevención del Maltrato Infantil y con el paso del tiempo los pequeños explicaron que sus padres los obligaban a ver películas pornográficas. Pero no sólo eso, si no que también observaban cuando el matrimonio tenía relaciones sexuales y hasta les decían que los imitaran.

El fiscal Nora detuvo e imputó a los sospechosos por corrupción de menores agravada por el vínculo, un delito que prevé de 10 a 15 años.