El futuro de Kumiko Kosaka, la religiosa detenida por abusos sexuales en el Instituto Próvolo, comenzará a definirse este jueves cuando en los tribunales se celebre la audiencia de prisión preventiva por dos delitos que fueron denunciados en abril.

Te puede interesar:Ojo, que el padrón electoral provincial no es el mismo que el nacional: mirá dónde votás.

Ambos son posteriores a los 9 episodios que motivaron su detención en 2017 y por los cuales se le concedió la libertad bajo fianza hace cinco meses.

Hoy, Kosaka está detenida con tobillera electrónica en un convento. Desde allí dio una nota a Diario UNO por videoconferencia.

Será juzgada en el segundo juicio del caso Próvolo, que se llevará a cabo en 2020 una vez que haya terminado el debate que está en desarrollo y que tiene como acusados a los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi y al jardinero Armando Gómez.

Inmediata

La nueva audiencia de prisión preventiva comenzará a las 12.20 y se extenderá tres horas. El escenario dispuesto es la sala número 9 ubicada en la planta Suelo del edificio central del Poder Judicial.

Presidirá la jueza Mariana Gardey, cuya participación estuvo en duda desde antes de la feria judicial cuando Carlos Varela Álvarez, abogado de la religiosa, la recusó por temor de parcialidad en beneficio de víctimas y sus familiares.

 Embed      

Para estos, el planteo tenía una finalidad: retardar los plazos procesales y las complicaciones penales para la monja.

Aunque la defensa técnica argumentó que la magistrada tenía vínculos con letrados de la querella, dejó caer la recusación al desistir de la misma cuando estaba por ser tratada en una audiencia.

El fiscal Gustavo Stroppiana abrirá la audiencia presentando los casos de abuso que recibió como denuncia en abril y una batería de argumentos para sostener que la monja de origen nipón debe seguir detenida.

 Embed      

El defensor presentará sus fundamentos en contrario y la jueza Gardey deberá decidir.


Temas relacionados: