Diario Uno > Judiciales > Pediatra del Garrahan

Pidieron diez años de cárcel para el pediatra acusado de pornografía infantil

La fiscal Daniela Dupuy pidió este martes 10 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer el cargo de pediatra a Ricardo Russo -ex jefe de Inmulogía y Reumatología del Hospital Garrahan- por encontrarlo responsable de distribución, tenencia y producción de pornografía infantil.

Te puede interesar: ¿Irá a la cárcel Julieta Silva tras el fallo de la Suprema Corte?

En la etapa final con la audiencia de alegatos, Dupuy solicitó -además- que permanezca detenido sin el beneficio de la prisión domiciliaria hasta que la condena quede firme.

El pedido de la fiscal fue durante la quinta jornada del juicio oral que se le sigue en el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 5 que está a cargo de Gonzalo Rúa.

Por su parte la abogada querellante por el hospital Garrahan, Susana Ciruzzi, solicitó  13 años de prisión e inhabilitación perpetua para el pediatra, quien trabajaba en ese centro de salud.

 Embed      

"Hemos visto y aprendido en este juicio el horror de la pornografía infantil que se asienta en el abuso infantil, porque no hay forma de que un niño sea víctima de la pornografía infantil sin que haya abuso sexual", sostuvo en su alegato Ciruzzi.

La Fiscalía y la querella responsabilizan al pediatra de victimizar a 1500 niños y niñas diferentes.

El hospital Garrahan -que es parte querellante en el juicio- aclaró, en su momento a través de un comunicado, que "no fue notificado anteriormente que se llevaba adelante una investigación" hasta el día de la detención.

 Ricardo Russo, afirmó este martes, en la anteúltima audiencia del juicio que se le sigue, que “obtuvo fotos que consideraba necesarias pero siempre con el consentimiento de los pacientes y con la presencia de los padres” de los menores de edad a los que atendía y aseguró que “jamás vulneró el derecho de un niño y de un adulto”.

 Embed      

Russo -ex jefe de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan- afirmó que las fotografías que tomó no sólo lo “ayudaron él en su práctica diaria sino también a sus colegas de todo el país y del exterior que pudieron conocer enfermedades nuevas que les transmití”.

Respecto de la distribución y material de pornografía infantil que se le atribuyen dijo: “Jamás quise divulgar ningún tipo de imagen y si esto ocurrió fue sin que yo pudiera haberlo advertido ya que no tenía interés en compartir ningún tipo de documento”, lo que endilgó al uso inexperto del programa de distribución de archivos eMule.

"Tampoco tuve interés de almacenar o distribuir” ese material, añadió Russo y aseguró que “todo los videos pornográficos que veía iban a la basura”.

El pediatra acotó: “Todo lo que se ha mostrado no forma parte de mi vida; yo me dedicaba a la medicina y a la familia”.

Asimismo, cuestionó a la investigación en su contra al señalar que en este procedimiento se “tergiversó y amplificó de manera demencial el proceso”.

“Tengo la convicción de que soy inocente, lo que me da mucha fuerza” y le dijo al juez que “estoy en buenas manos" y "confío en que usted podrá dar una sentencia justa”, afirmó.

La sentencia del juicio que investiga 270 videos de pornografía infantil que Russo compartió a través de la red eMule se leerá este miércoles a las 15:30.

Siete de esos videos contenían imágenes de niñas de entre 8 y 12 años en actos sexuales explícitos o con tomas de sus genitales.

 Embed      

El abogado defensor del pediatra, Ricardo Izquierdo, pidió la absolución de todos los delitos.

Solicitó, además, que “en caso de que se le condene, que sea con la libertad de Russo porque se demostró que no hay riesgo de fuga”.

“Russo se pudo haber equivocado, consultado o tomado de una red accesible a todos, contenidos censurables que compartió porque quiso y compartió el programa eMule”, sostuvo el letrado en la audiencia.

Izquierdo insistió con que las cinco producciones fotográficas realizadas por el pediatra “tenían una finalidad médica”.

Te puede interesar...