La inauguración del Polo Judicial Penal, prevista para el jueves 23 de septiembre, implica que todas las dependencias del fuero penal del Gran Mendoza desocupen las históricas instalaciones de los tribunales provinciales para mudarse al predio situado detrás del penal de Boulogne Sur Mer.

Como consecuencia, la Suprema Corte decidió trasladar a esas oficinas vacías a diversas dependencias judiciales y administrativas que desde hace años funcionan en edificios u oficinas alquilados, lo que redundará en un importante ahorro de fondos.

Seguir leyendo

Los espacios que dejarán vacíos los juzgados y salas de audiencias del fuero penal del Gran Mendoza serán ocupados por muchas sedes judiciales y administrativas que hoy funcionan en varios edificios, como el de la calle Morón 347 de Ciudad.

imagen.png
La sede judicial de Morón 347 funciona en un edificio alquilado.

La sede judicial de Morón 347 funciona en un edificio alquilado.

Algunos de los que van a tribunales

Todas estas dependencias funcionan en Morón 347 de Ciudad y después del 23 de septiembre pasarán a atender en los tribunales provinciales, donde estuvieron años atrás hasta que hubo traslados por la ampliación del fuero penal.

Son:

  • Cinco cámaras de Apelaciones en lo Civil, Comercial y Minas
  • Una fiscalía de Cámara en lo Civil, Comercial y Minas
  • Una cámara de Apelaciones de Familia
  • La Secretaría de Corte para Asuntos Internacionales
  • La oficina del Jury de Enjuiciamiento, creada por ley 4970

También se habla del traslado de otras oficinas cuyos espacios físicos el Poder Judicial dejará de alquilar, como las que funcionan en la calle Chile de Ciudad y en calle Pedro Molina 500 de Ciudad, a 300 metros de los tribunales y muy cerca del Colegio de Abogados y Procuradores de Mendoza.

El nuevo Polo Judicial

El fuero penal del Gran Mendoza se trasladará el 23 de septiembre y para fin de año está previsto que hagan lo propio los representantes del Ministerio Público Fiscal y del Ministerio Público de la Defensa, es decir fiscales y los abogados defensores pagados por el Estado.

Esta brecha temporal se debe a que la construcción de las instalaciones para ambos ministerios públicos comenzó varios meses después.

La mudanza no alcanzará a los ministros de la Suprema Corte ni al Procurador General, que seguirán teniendo sus despachos en el cuarto piso de los tribunales provinciales.