Hasta hoy, Andrés Di Césare (27) era el asesino de Julieta González (21) pero el caso no era considerado como un femicidio. La polémica sentencia fue revertida este viernes por la Suprema Corte de Justicia quien impuso el agravante de violencia de género y dictó la prisión perpetua.

El 11 de septiembre de 2019, una sentencia causó un fuerte cimbronazo en el ámbito judicial. Andrés Di Césare fue encontrado culpable del crimen ocurrido tres años atrás. Eso era esperable. Pero no la pena que recibió.

Te puede interesar...

Los jueces Jorge Coussirat, Alejandra Ratto y Mauricio Juan -este último quedó en el centro de la polémica porque tenía que validar su cargo- consideraron que se trató de un homicidio simple. En concreto, descartaron los agravantes del vínculo y de violencia de género.

Tanto el abogado de la madre de Julieta González, Juan Riffo, y desde la Unidad Fiscal de Homicidios apelaron el fallo y el expediente cayó en la Suprema Corte de Justicia.

Este viernes, los ministros Omar Palermo -preopinante-, José Valerio y Mario Adaro hicieron lugar parcialmente al recurso y condenaron a prisión perpetua a Andrés Di Césare por homicidio agravado por violencia de género

Julieta González. Foto: Facebook

Femicidio

La Corte consideró que existió un "poder asimétrico" entre Andrés Di Césare y Julieta González, Esto quedó plasmado no sólo por la forma de cometer el femicidio, sino porque hubo discusión previa en el auto del victimario. "La mató por ser mujer con un desprecio manifiesto", consideraron los magistrados.

En concreto, impusieron el agravante de violencia de género y esto terminó en la máxima pena que tiene el Código Penal: prisión perpetua. Di Césare había recibido 18 años de cárcel en la primera instancia.

A su vez, los jueces de la Corte descartaron el agravante del vínculo. Si bien entendieron que entre los protagonistas existía un "vínculo al menos de carácter sexual", la relación informal no llevaba un tiempo considerable ni había una "confianza especial", requisitos que exige la Ley.

Por último, el máximo Tribunal de Justicia descartó el pedido de la defensa del autor del femicidio quienes insistieron con la absolución asegurando que dos testigos ubicaron a Julieta González con otras personas después de la discusión que tuvo con Di Césare.

Discusión, golpe y femicidio

Julieta González, con quien el acusado mantenía una relación informal, desapareció en la tarde de 21 de septiembre de 2016 y su cadáver fue hallado golpeado y maniatado en Cacheuta, cerca del penal de Almafuerte, cinco días después.

Para los investigadores, la víctima fatal le había dicho que estaba embarazada de él, aunque mintió. Durante la investigación se hallaron rastros genéticos de Di Césare debajo de las uñas de la joven, lo que indica que ella se defendió ante el ataque.

La muerte de Julieta González es el único de los tres femicidios ocurridos en esa semana trágica de septiembre de 2016 que resta resolver ya que los casos de Janet Zapata (29) y Ayelén Arroyo (19) tienen a sus asesinos condenados.