Violencia institucional

Juzgan a dos policías acusados de propinar una brutal golpiza a un joven delante de su familia

Gerardo Lantero (37) y Gastón López (34) arriesgan una pena de hasta 5 años de cárcel por el hecho ocurrido en diciembre de 2016 en Guaymallén. El denunciante sufrió varias lesiones al ser detenido sin sentido

Un presunto caso de brutalidad policial comenzó a ventilarse en el Polo Judicial Penal desde el martes. Dos uniformados están acusados de detener y propinarle una golpiza a un joven que esperaba para comprar en un kiosco. El hecho ocurrió a fines de 2016 en Guaymallén.

Gerardo Lantero (37) y Gastón López (34) se sentaron en el banquillo de acusados este martes en un juicio que se extenderá durante toda la semana. El fiscal de Homicidios y Violencia Institucional Gustavo Pirrello los tiene imputados por el delito de vejaciones, que prevé de 1 a 5 años de cárcel. En el caso de Lantero, también está formalizado por amenazas por lo que la pena máxima se extiende hasta los 7 años.

Durante los días de juicio desfilarán los distintos testigos que presenciaron el operativo policial aquel 29 de diciembre de 2016. Según sostiene la acusación, faltaba poco para la medianoche cuando un hombre estaba junto a su novia y su bebé esperando para comprar en un kiosco ubicado en calle Damián Hudson al 2397, en San José. En ese momento llegó un móvil policial ocupado por Lantero y López. En el acta policial, los uniformados refirieron que estaban buscando a un motociclista armado que había intentado asaltar a una mujer minutos atrás.

A cargo del operativo. El fiscal Gustavo Pirrello, quien intervino junto al grupo Gris. Foto: Luis Amieva / Diario UNO.
El fiscal de Homicidios y Violencia Institucional, Gustavo Pirrello.

El fiscal de Homicidios y Violencia Institucional, Gustavo Pirrello.

Los efectivos le pidieron la documentación a la fila de personas que esperaba para comprar en el comercio. A unos metros estaba estacionada una moto. Los uniformados consultaron de quién era y el denunciante levantó la mano, por lo que le pidieron la documentación correspondiente. Cuando el joven se disponía a entregar los papeles del vehículo les cuestionó "¿qué es lo que necesitan?". Allí, según la tesis fiscal, comenzó la agresión.

Uno de los policías le dijo: "vos cerrá el culo. Sabés que fuiste vos, culiado". Acto seguido lo tiró al piso y comenzó a golpearlo. Luego lo subieron al móvil y se dirigeron camino a la Comisaría 25, donde quedó detenido hasta las 6 del otro día. En medio de ese trayecto, el aprehendido amenazó con denunciarlos por lo que los agentes detuvieron el móvil, lo siguieron golpeando y amenazaron con dejarlo privado de su libertad hasta Año Nuevo y volver a detenerlo cuando lo vieran en la calle.

► TE PUEDE INTERESAR: Tres años de prisión en suspenso para una madre que amamantó a su bebé estando ebria y lo asfixió

La hipótesis de la Fiscalía está basada en el relato del denunciante pero también en la versión que aportaron todas las personas que estaban en el kiosco esperando para comprar. Hasta el dueño del comercio aseguró que "el chico estaba bien tranquilo con su novia comprando". Además, un examen físico constató múltiples escoriaciones y lesiones que sufrió el joven.

En tanto que la defensa de los policías se respaldará en el acta de procedimiento donde aportaron una versión distinta donde aseguraron que el aprehendido intentó escaparse y que se autolesionó dentro del patrullero. Además, indicaron que los amenazó con hacerlos echar ya que "mi tía es fiscal. Cuando salga te voy a buscar, voy a matar a tu hijo y me voy a coger a su señora".

Temas relacionados: