Dalmiro Garay, presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, dará por iniciado formalmente el Año Judicial 2021 con el tradicional acto que reúne a jueces, fiscales y funcionarios del Poder Judicial y también a políticos y funcionarios del Ejecutivo, la Legislatura y otras instituciones.

Será este viernes, a las 18, en el auditorio Ángel Bustelo de Ciudad, prácticamente un año después del último acto del antecesor Jorge Nanclares y "la acordada de la discordia" por el conflicto con los jueces civiles, que terminó poniendo fin a su carrera de casi 33 años de juez de la Suprema Corte.

Te puede interesar...

El discurso de Garay, quien reemplazó a Nanclares -que renunció- en lo más alto de la Corte a mediados del 2020, será escuchado personalmente por figuras de la justicia y la política. De hecho, ya comprometieron su presencia el gobernador Rodolfo Suarez y el vice Mario Abed.

También será transmitido a través del canal del Poder Judicial en Youtube.

Hay mucha expectativa acerca de lo que Garay pueda decir públicamente en su debut en esto de dar el discurso de apertura del año judicial.

Se espera que hable del trabajo de la Justicia provincial en el contexto de la pandemia durante el 2020 y este 2021, de las inversiones que demandará adaptar al Poder Judicial a las exigencias de la virtualidad rumbo al expediente 100% digital y de cuándo comenzará a funcionar el Polo Judicial, cuya construcción comenzó en 2018.

La cúpula de la Justicia provincial dará su esperado discurso en un año políticamente complejo por tratarse de año electoral.

Más aun: porque en los tribunales están pendientes de resolución expedientes que están vinculados directamente a la vida político partidaria, como la apelación del ex intendente peronista Luis Lobos a la condena de 2019 por corrupción que podría mandarlo a la cárcel.

Pero también hay otras causas que son derivaciones de reformas aplicadas por el gobierno de Rodolfo Suarez y que por estar judicializadas no pueden aplicarse, como la demanda, actualmente en la Sala 2 de la Corte, de los funcionarios judiciales que cobran como jueces sin serlo y a quienes el gobernador trató de poner un freno.