Ni un solo rastro de la adolescente Abigail Carniel se encontró hasta el momento, y ya lleva 33 días desaparecida. Mientras, se analizan celulares, más escuchas telefónicas y un cotejo de ADN. La semana que viene el fiscal de Homicidios Carlos Torres tendrá la primera audiencia para pedir una prórroga de la investigación.

rastrillaje las heras caso abigail carniel fiscal carlos torres.jpg
El fiscal de Homicidios Carlos Torres encabeza la búsqueda de Abigail Carniel

El fiscal de Homicidios Carlos Torres encabeza la búsqueda de Abigail Carniel

Las últimas medidas que se realizan son el análisis exhaustivo de los celulares de los tres detenidos, Claudio Fido Díaz, Martín Chupetín Márquez y a Vicente Tito Chumacero, quienes están imputados por el femicidio de Abigail Carniel.

Se espera que allí se encuentre material que sirva para la búsqueda de la joven de 18 años y así poder encontrarla.

Por otra parte, deben recibir más informes de la Justicia Federal, quienes aportaron escuchas telefónicas de Fido y Chupetín, quienes son investigados también por una causa narco. En esos audios, habrían mencionado a Abigail e hicieron referencia al crimen.

rastrillaje las heras caso abigail carniel 2.jpg
Intensa búsqueda de Abigail Carniel en el barrio Jorge Newvery, de Las Heras

Intensa búsqueda de Abigail Carniel en el barrio Jorge Newvery, de Las Heras

Otra de las medidas de las que se espera el resultado del cotejo de ADN de la madre de Abigail con las manchas de sangre encontradas en un colchón en una casa del barrio Sargento Cabral, donde estuvo Abigail en la noche del 15 de abril.

El lunes 24 de mayo la causa tendrá su primera audiencia, donde el fiscal Carlos Torres pedirá una prórroga para continuar la investigación.

Por el momento, los rastrillajes están parados debido a que los investigadores no tienen un lugar, un dato o una certeza de dónde buscar.

rastrillaje las heras caso abigail carniel 9.jpg

Abigail Carniel es intensamente buscada desde el 15 de abril pasado, cuando dos amigas la vieron por última vez en el colectivo 353 en el que regresaban a su casa de Las Heras. Pero la joven de 18 años se despidió de ellas y se bajó poco antes, en el barrio Sargento Cabral y se habría ido directo a la casa de un amigo conocido como el Cepillo.

Cuando se fue de allí se perdió todo rastro. Se cree que se juntó con Tito Chumacero, de 42 años, y juntos fueron al conteiner que está al lado de la cancha de fútbol del barrio Jorge Newvery.

Pero, a pesar de los avances en la causa, nada se sabe de dónde está la adolescente ni qué le pasó.

Seguir leyendo