Diario Uno > Judiciales > nieta 127

El relato de la nieta 127, quien defiende a los acusados de apropiadores

El juicio de lesa humanidad contra tres acusados de apropiarse de la identidad de la nieta 127 tuvo la particular declaración de la víctima. ¿Qué fue lo que dijo?

Las historias de los bebés apropiados durante la última dictadura militar son cruentas. Pero si hay alguna que tiene tintes particulares es la de la nieta 127. Miriam contó su historia y declaró en el juicio que apunta contra quienes ella considera que son sus padres.

Miriam se identificó ante el Tribunal con el apellido Fernández. El mismo que Armando Fernández (79), un excomisario que es juzgado junto a su esposa Iris Yolanda Luffi (69) por haber apropiado la joven tras la detención y desaparición de sus padres biológicos -ver más abajo- en un contexto de lesa humanidad.

"Tuve una infancia hermosa, como cualquier niño normal. En la adolescencia, cuando tenía más noción de la vida, fueron surgiendo dudas sobre mi identidad. Lo charlé con mis cuatro hermanos. Decidí enfrentar a mi papá -en referencia a Armando Fernández- y él me contó mi historia. Me dijo que iba a respetar mi decisión pero yo le dije que era feliz así e iba a seguir mi vida", comenzó a declarar Miriam ante el Tribunal Oral Federal 1.

"Él me dijo que no sabía cuál era mi origen. Que si hubiera sabido hubiera hecho algo para restituirme", agregó la testigo en el juicio de lesa humanidad.

Las dudas persistieron hasta que decidió realizarse un estudio ADN que, meses después, determinó que era la hija de una pareja de desaparecidos. "Sé quiénes son mis padres biológicos. Desde los 16 años hasta hace 2 años en mi cabeza empecé a cuestionar un montón de cosas de mis padres biológicos y de mis padres adoptivos. Hasta que entré en una etapa donde decidí conciliar y mirar para atrás ya no tenía sentido. No se pueden reparar un montón de cosas", detalló.

Miriam detalló que con el correr del tiempo fue a conocer la ESMA, el centro clandestino donde nació, y que se contactó con sus familiares biológicos. Del lado materno obtuvo "cosas buenas" por parte de una hermana de su madre, aunque mantiene una "relación difícil" debido a que vive en Mar del Plata. Por el lado paterno, quienes viven en San Juan, aseveró que "lo único que recibí es silencio".

La historia de la nieta 127

El 19 de diciembre de 2007, el ADN dio positivo. La nieta recuperada 127 era la hija de María del Carmen Pichona Moyano y Carlos Poblete, una pareja que desapareció en San Juan -antes había vivido en Mendoza- durante la última dictadura militar.

nieta 127.jpg
Lesa humanidad: Abuelas de Plaza de Mayo anunciando la recuperación de la nieta 127.

Lesa humanidad: Abuelas de Plaza de Mayo anunciando la recuperación de la nieta 127.

La niña se había criado bajo el ala de represores. Según sostiene la acusación, el propio Armando Fernández fue quien la apropió un par de días después de nacer en la ESMA, el centro clandestino de detención radicado en Buenos Aires que es considerado el más grande y cruento de ese período oscuro.

La chica fue inscripta el 7 de julio de 1977 en un registro civil de Dorrego. Armando Fernández dijo ser su padre y Iris Yolanda Luffi su madre. Testigos del acto fueron los expolicías Abelardo Santiago Garay (65) -también es juzgado- y Eduardo Smaha -este último falleció y por eso no llegó a juicio-.

Los acusadores sostienen que el matrimonio no presentó nunca un certificado médico del nacimiento de su supuesta hija e incluso Armando Fernández jamás se tomó licencia por paternidad en su trabajo.

Los tres acusados arriesgan una pena de 5 a 15 años de prisión por los delitos de sustracción de menores, supresión de identidad y falsificación de documento público. Todo en un contexto de delitos de lesa humanidad.

Seguir leyendo