Diario Uno > Judiciales > Gil Pereg

El millonario pedido de dinero de Gil Pereg que es un arma de los fiscales

Tres jueces definirán si el israelí Gil Pereg va a juicio por el doble crimen en Guaymallén de su madre y su tía o si es declarado ininmputable

Las cartas ya están sobre la mesa. En la tarde de este jueves se realizó una audiencia clave donde fiscales y defensores argumentaron si Gil Pereg debe ir a juicio o no por el doble crimen en Guaymallén de su madre y su tía. Y más de $4 millones se convirtieron en un punto que puede ser fundamental.

Te puede interesar...

Pericias psiquiátricas y psicológicas, internaciones en hospitales mentales, declaraciones controvertidas han pasado durante estos dos años. Pero este jueves los fiscales de Homicidios, Claudia Ríos y Fernando Guzzo, le pidieron a los jueces que pongan punto final al debate: a juicio o inimputable.

Los abogados defensores de Gil Pereg, Maximiliano Legrand y Lautaro Brachetta, plantearon que su cliente es incapaz mentalmente de afrontar el proceso. También cuestionaron que lleva más de dos años detenido sin una condena en su contra.

El retruco de los fiscales fue un escrito que tiene la firma del propio Gil Pereg. En el papel le pide a la Fiscalía de Homicidios que entregue la suma de dinero que fue secuestrada de la casa donde ocurrió el doble crimen en Guaymallén el día de su detención. En concreto, hablan de una suma superior a los $4 millones -entre pesos argentinos, dólares y euros-.

Ante esta situación, los acusadores cuestionaron por qué Gil Pereg es incapaz para afrontar un juicio pero no para decidir lo que hace con su dinero.

La pelota ahora la tienen los jueces Eduardo Martearena, Rafael Escot y Luis Correa Llano, que se tomaron un cuarto intermedio para definir en los próximos días todos los dardos que se lanzaron en la tarde de este jueves.

Pyrhia Sarusi y Lily Pereg.jpg
Las víctimas del doble crimen en Guaymallén.

Las víctimas del doble crimen en Guaymallén.

Doble crimen en Guaymallén

Saroussy y Pereg llegaron a Mendoza el 11 de enero de 2019 para visitar al hijo de Saroussy, Nicolás Gil Pereg -así se hacía llamar-, quien vive en la provincia desde hace diez años aproximadamente. Al día siguiente se reunieron con el hombre y los tres fueron juntos hasta el lugar donde vivía en condiciones de poca higiene: un predio ubicado en las inmediaciones del cementerio de Guaymallén. Desde ese momento, no fueron vistas nunca más.

Gil Pereg fue sospechoso por su extraño modo de vida -vivía como un marginal pero tenía 3 millones de pesos en su domicilio-, aunque nunca se pudo encontrar pruebas para vincularlo. La Justicia investigó el caso como una averiguación de paradero hasta el 25 de enero cuando un cotejo con una mancha hallada en su domicilio determinó que era sangre de las víctimas. Esa misma jornada fue detenido y al día siguiente se encontraron los cuerpos.

Lily Pereg, quien era docente de microbiología en Australia, fue ultimada de tres disparos. En tanto que la madre del acusado fue estrangulada. Ambas fueron empaladas con un hierro de construcción cuando ya estaban sin vida.