Diario Uno > Judiciales > Uspallata

Doble crimen de Uspallata: el acusado entró tranquilo al penal

Fernando Figueroa está acusado por el crimen de Adela Rodríguez y de su pareja Cristian Ivars, a quienes atropelló y atacó a hachazos en Uspallata

El único detenido por la muerte de una pareja, luego de comer un asado en Uspallata, está en el penal y aseguran que, por el momento, se mantiene bastante tranquilo. Su mujer aseguró que sufre de brotes psicóticos y estudian si es imputable. Fernando Figueroa está acusado por el crimen de Adela Rodríguez y su pareja Cristian Ivars, que murió días después en el Hospital Central.

Figueroa, de 43 años, permanece alojado en el nuevo penal Estrada, en Capital, pero se espera que sea trasladado a San Felipe, donde estará con el resto de la población penal.

Mientras tanto, permanece aislado, y aseguraron que se mantiene tranquilo, sin ninguna manifestación o indicios de alguna alteración en su estado.

Está imputado por doble crimen agravado por alevosía, luego de atropellar y atacar a hachazos a su pareja amiga. Mientras esperan los informes del Cuerpo Médico Forense para determinar si en el momento del hecho comprendía o no la criminalidad de sus actos.

El tremendo hecho ocurrió el viernes 16 de abril, cuando una pareja fue encontrada al costado de la Ruta 7, a la altura del túnel 3, en Uspallata.

Ivars y pareja.jpg
Adela Rodríguez junto a Cristian Ivars

Adela Rodríguez junto a Cristian Ivars

Adela Rodríguez, de 46 años, murió en el lugar, mientras que su pareja Cristian Ivars, de 45 años, estaba vivo, pero muy herido y parecía borracho. Fue él quien dio los primeros indicios de lo que había pasado, hasta que horas más tarde encontraron en Uspallata a Figueroa junto a su esposa, dentro de su Renault Scenic, el cual tenía el frente dañado y el parabrisas roto.

Cuando la mujer, de 40 años, vio a la Policía relató de manera espontánea lo que había pasado. Dijo que las dos parejas fueron a comer un asado a la alta montaña, donde habían bebido demasiado. Al regresar, Figueroa casi choca en dos oportunidades, lo que provocó que Ivars tuviera una pelea con él.

A la altura del túnel 3 de la Ruta 7 Figueroa detuvo la marcha, bajó a la pareja amiga y los abandonó. Siguió la marcha hasta que decidió regresar, su pareja creyó que regresaría a buscarlos, pero para su sorpresa los atropelló. Luego se bajó, tomó un hacha y los hirió a los dos. Cuando creyó que estaban muertos, se subió a su auto y siguió viaje como si nada hubiese pasado.

Su pareja contó que él padece brotes psicóticos, está medicado, pero jamás había tenido una reacción tan desmedida y peligrosa.

Cristian Ivars había quedado internado en el Hospital Central, donde murió en la noche del martes como consecuencia de los golpes y las heridas que había sufrido.

Seguir leyendo