Rodolfo Adrián Morales tenía 24 años. Era un tipo tranquilo, dedicado a sus dos amores: la música y su hija. Hace casi 2 años, un destornillador en su clavícula terminó con su vida. Por el crimen en Las Heras fue condenado un joven de 24 años, quien ahora quiso explicar que en realidad se defendió, pero no le creyeron.

Roberto Andrés García Gutiérrez, o mejor conocido como Andresito, fue condenado a 14 años de cárcel por homicidio simple en octubre de 2019. En ese debate, su abogado solicitó que quede libre por legítima defensa pero el juez le creyó a la Fiscalía de Homicidios.

Te puede interesar...

La defensa no se quedó de brazos cruzados e insistió en el planteo ante la Suprema Corte de Justicia. La teoría la sostiene en un testigo que presenció el crimen en Las Heras, quien declaró que el baterista Adrián Morales empuñó un arma de fuego y le dijo al Andresito: "Te voy a matar si no me pagás lo que me debés". Por esto, el condenado trató de salvar su vida apuñalándolo.

La Suprema Corte de Justicia volvió a decirle que no. Por un lado, porque dudan de ese testigo ya que tiene algunas contradicciones y además es conocido del Andresito: iban a la secundaria juntos. Por otro, porque otra persona que presenció el ataque indicó que fue el victimario quien increpó a Adrián Morales. "No hablés giladas y andate", le dijo. Es que la investigación reconstruyó que la víctima fatal había acusado al Andresito de robarle un teléfono celular.

Por otro lado, esta persona nunca refirió a que el músico tenía un arma de fuego en su poder, desacreditando así toda excusa para demostrar una legítima defensa.

A mediados del año pasado -el fallo transcendió en los últimos días-, los ministros Omar Palermo, José Valerio y Mario Adaro confirmaron la condena a 14 años de prisión y le pusieron punto final al expediente que nació el 5 de febrero de 2019, el día del crimen en el barrio Estación Espejo.